Por Álex Fernández Fernández

A sus 24 años el venezolano es considerado tal vez el mejor pelotero nacido en el 1998, que juega en el Big Show.  Y volvió a demostrarlo. Al menos así se lo hizo saber a Seranthony Domínguez, el lanzador de los Phillies que pagó los platos rotos en la octava entrada cuando los Bravos perdían 2×1.

Acuña Jr. encontró un corredor en primera base cuando la recta a más de 98 millas en la zona de afuera y alta, le supo a gloria. Batacazo por todo el derecho como cohete disparado a 102 mph.

Lo festejó con su banca con algarabía incluida. Fue su número 12 de la temporada, aunque muy lejos de aquellos registros de 2019, cuando pegó 41 conexiones de vuelta completa.

Sin embargo, el de la Vinotinto va tomando sensaciones, y ojo que siguen de cerca su equipo a los Mets, por el primer puesto de la División Este de la Nacional. Registro de 88 y 55 al inicio de la jornada de este viernes para los Bravos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba