Salió del hospital protagonista del único pelotazo mortal en Cuba

Por Yasel Porto

Sin dudas excelente fue la noticia para mí del alta médica de este exlanzador cubano, a pesar de que todavía no se puede cantar victoria por el complejo proceso de recuperación.

Se trata de Rafael Rojas Gil, quien al margen de haber sido campeón con Azucareros en la temporada de 1968-69, fue protagonista de un hecho único en la historia de la pelota en Cuba. Al menos hasta donde ha trascendido.

De 72 años de edad, Rojas pudo salvarse después de haber llegado a un hospital en Sancti Spíritus por una apendicitis, y luego se complicó con una peritonitis. Aunque ya pasó lo peor, las secuelas durarán un tiempo según me comunicó su hija.

Según algunos cercanos al tema, como el lector Pedro Cristóbal Castillo, Peña era todo un prospecto que jugaba primera base y jardines, además de bateador ambidextro de poder.

De último momento nos comunicó otro lector, Orlando González, que su padrino Guilllermo Ramírez, alias «Millonga», pasó por eso mismo en los años cuarenta. Sin querer golpeó a su receptor de apodo «Tatica» y desgraciadamente murió. Ramírez dejó su carrera de beisbolista y se hizo médico salvador de muchas vidas en su natal Santo Domingo, Villa Clara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio