TARDE DE LUJO: Con jonrón y tres empujadas Jorge Soler fue el hombre grande de Miami

Durante su primer turno al bate, en el inning de apertura, Jorge Soler, en conteo de dos bolas sin strike, masacró una slider bajita a 83 MPH y con un poderoso impacto de 113.9 MPH puso la pelota hasta los 436 pies por todo el jardín izquierdo. Un batazo que era jonrón en los 30 estadios de las Grandes Ligas.

Aquel fue su octavo jonrón en la temporada, de los 12 que ha conectado, para empatar o poner delante a los Marlins. Demostrando que no sólo ha sido el máximo artillero de los peces, sino que también el más oportuno.

Dos entradas más tarde Soler volvió a hacerse sentir en la pizarra cuando, con el choque empatado a una, conectó un fly con poca fuerza por el jardín derecho con Jon Berti en segunda base que se convirtió en sencillo remolcador y puso delante nuevamente a su equipo.

Con el choque 4×3 en contra, Soler volvió a batear con hombres en circulación; en esa ocasión, con corredores en primera y segunda. En conteo de una bola sin strikes, «El Crudo» le pegó con contundencia a la pelota y tras un impacto de 101.3 MPH soltó un metrallazo de línea por el jardín izquierdo que propulsó a Xavier Edwards desde la intermedia.

En la séptima entrada le correspondió batear con las bases limpias, pero el cubano volvió a responder con otra línea al izquierdo. Al primer envío del relevista Jakob Junis, le soltó su cuarto indiscutible del choque aunque no tuvo mayores consecuencias para los Gigantes.

Ya en su quinto turno, casualmente el último del partido, salió a comprar en tres bolas sin strikes y fue dominado en elevado al jardín derecho para así poner fin al encuentro.

Soler dejó su línea ofensiva en .247/.324/.518/.842 (AVE/OBP/SLG/OPS), llegó a 146 jonrones en Grandes Ligas, cinco de ellos a San Francisco. Además, sumó sus empujadas 25, 26 y 27 de la campaña y la 402, 403 y 404 de su carrera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio