Por Jesús Pérez Vichot (Chuchi)

Llegó el turno de escoger los 10 mejores bateadores designados (DH) de la historia de las Grandes Ligas (a mi juicio). Mayormente los DH han sido jugadores con limitaciones defensivas (por diferentes razones o causas), pero al ser eficientes con el madero se ha aprovechado su ofensiva.

Existen grandes posibilidades de que el bateador designado sea empleado en ambas ligas (Nacional y Americana) en la próxima campaña, aunque todavía no es un hecho consumado su aprobación. En la temporada de 2020 se usó un DH universal, pero Rob Manfred no llegó a a ningún acuerdo con la Asociación de jugadores en aquel momento. Esperemos que esta vez sea diferente. Pero ya este sería otro tema. Por ahora los dejo a con mis 10 DH preferidos.

Aclaración: En el caso de Nelson Cruz, lo contemplo como bateador designado, pues al ser un jugador activo solamente ha disputado en su carrera 89 juegos más en los jardines que como DH y la tendencia en los últimos años ha sido fungir en esta responsabilidad de DH.

1- Frank Thomas: Uno de los mejores bateadores del béisbol, The Big Hurt amenazó a los lanzadores rivales durante 19 temporadas. Durante ese tiempo, Thomas bateó .301, ganando un título de bateo en 1997, con 521 jonrones y 1704 carreras impulsadas. Para tener una idea del impacto de este toletero les cuento que ningún otro hombre en la historia del béisbol ha encadenado siete temporadas consecutivas con más de 20 jonrones, 100 carreras impulsadas, 100 bases por bolas y un promedio de .300. Ni Ruth, ni Gehrig, ni Williams, solo él, pura consistencia la de Thomas. Conectó 30 o más cuadrangulares nueve veces, ganó dos premios MVP, 4 premios Bate de Plata, un HR Derby, fue nombrado Jugador del Año en Las Mayores e intervino en cinco Juegos de Estrellas.

2- Edgar Martínez: El mejor bateador designado de todos los tiempos debería ser el tipo que da nombre al premio al mejor bateador designado. Sin embargo, lo ubiqué en el segundo puesto. Un desgarro en el tendón de la corva en 1993 obligó a Edgar Martínez a ingresar a tiempo completo en DH, pero es un hecho que no descarriló su carrera, fue igual o más de inmensa. Martínez ganó el título de bateo en 1995 como bateador designado, bateando .356 y conectó más de 25 jonrones en cinco temporadas. Los números de su carrera de .312 promedio de bateo, 309 jonrones, 1261 carreras impulsadas, .418 OBP, .515 SLG y .933 OPS demuestran la amenaza constante que Martínez proporcionó en el orden al bate de los Marineros. «Gar» ( apodo ) nació en New York, de raíces boricua, muy identificado con la isla del encanto. Fue seleccionado para 7 Juegos de Estrellas, ganó 5 premios Bate de Plata y 2 títulos de bateo, el ya mencionado en 1995 y anteriormente lo había logrado en 1992 ( .343 ).

3- Paul Molitor: Cualquiera pensaría que era un bateador inofensivo al verlo parado en el plato, pero de eso nada. Molitor era un temible bateador y una amenaza para los pitchers y catchers cuando se embasaba ( 504 bases robadas ). Molitor es uno de los cuatro jugadores con 3000 hits, un promedio de bateo de .300 en su carrera y 500 bases robadas. Jugó siete Juegos de Estrellas en sus 21 años de carrera y bateó más de .300 12 veces. Su mejor temporada llegó en 1987, cuando bateó para promedio de .353, con 41 dobles, 114 carreras anotadas y 45 bases robadas a pesar de solo jugar 118 juegos. Molitor ganó 4 premios Bate de Plata, una Serie Mundial ( 1993 con Toronto, resultando MVP de este clásico ). «El encendedor», como le llamaban, también ganó un premio Manager del Año en 2017 cuando se desempeñó en esta labor con los Twins.

4- David Ortiz: «Big Papi» a lo largo de 20 temporadas, produjo consistentemente en el plato, bateando .300 o más siete veces, disparando 30 o más jonrones mientras impulsaba más de 100 carreras 10 veces. Cuando Big Papi parecía estar decayendo con dos temporadas consecutivas de promedio de bateo decreciente en 2008 y 2009, respondió con una racha activa de tres años consecutivos de mejora, incluido un promedio de bateo de .318 en 2012. El dominicano fue 10 veces All Star y 7 veces ganador del premio Bate de Plata, fue el Jugador Más Valioso de la Serie Mundial en 2013, luego de batear .688 con dos jonrones y seis carreras impulsadas en el Clásico de Otoño contra los Cardinals. Ortiz era un clutch en postemporada, además de ganar el ya mencionado premio MVP de la WS, también fue MVP de la ALCS. En su carrera conectó 541 cuadrangulares y remolcó 1768 carreras. Ganó en total 3 títulos de Serie Mundial y hasta triunfó en el HR Derby de 2010.

5- Harold Baines: Bateador temible y muy consistente. Recuerdo su hit decisivo en el primer juego del tope Cuba-Orioles en 1998. Baines ya para entonces era un jugador veterano, pero le dieron la base intencional a B.J. Surhoff para lanzarle a él. Le comenté a un amigo que no era una decisión correcta desde mi punto de vista, que aunque Surhoff estaba en buen momento, no era comparable con un futuro inmortal. Ya hoy Baines tiene su placa en Cooperstown. Logró impulsar 90 carreras o más nueve veces en sus 22 años de carrera, incluida una brecha de 13 temporadas entre 100 impulsadas ( 1985 y luego en 1999 ). Baines llegó a seis Juegos de Estrellas, ganó el premio Bate de Plata en 1989 y bateó .289 en su carrera, con 384 jonrones, 1628 carreras impulsadas y un OPS de .820.
«Tenía un objetivo: conseguir un anillo de Serie Mundial”, dijo Baines, quien bateó .324 en ocho series de postemporada.

6- Nelson Cruz: El dominicano permanece activo en Las Mayores y su producción ofensiva se mantiene como el buen vino. Boomstick», como le llaman, posee 4 temporadas de 40 o más jonrones y 100 o más carreras impulsadas. En la próxima campaña debe llegar a los 2000 imparables ( 1913 ) y tiene en su carrera 449 jonrones, con 1238 carreras impulsadas y SLG .527. Cruz ha participado en 7 Juegos de Estrellas, ostenta 4 premios Bate de Plata ( 2015, 2017, 2019 y 2020 ) y fue MVP en la ALCS de 2011. Fuera del terreno de juego, Cruz también es un ejemplo. En junio del 2020, recibió el Premio Humanitario Deportivo Muhammad Ali, otorgado por ESPN en reconocimiento a su trabajo en apoyo a la reconstrucción de su ciudad natal de Las Matas luego de un devastador huracán.

7- Don Baylor: «Grove»( apodo ) dejó de convertirse en el primer jugador de fútbol americano negro en Texas para seguir su carrera en el béisbol, convirtiéndose en un bateador de primer nivel en sus 19 años en Las Mayores. Baylor conectó 338 jonrones en su carrera, disparó 20 o más nueve veces y registró un OPS de .777 en su carrera. Baylor también tenía velocidad, robando 285 bases de por vida, incluyendo un máximo de 52 en 1976. El Jugador Más Valioso de la Liga Americana en 1979 ( mismo año que participó en el Juego de Estrellas ) y ganador del premio Bate de Plata en 3 ocasiones, también tenía una habilidad especial para ser golpeado por lanzamientos, liderando la liga en deadball ocho veces. Los 267 pelotazos recibidos en su carrera son la cuarta mayor cantidad de todos los tiempos. En 1987 ganó la Serie Mundial con los Twins y en 1995 fue nombrado Manager del Año en la Liga Nacional ( con los Rockies ).

8- Chili Davis: El nacido en Kingston, Jamaica, es uno de los mejores bateadores ambidiestros que he visto. Entre los bateadores que se paran a cada lado del plato, solo está detrás de Eddie Murray, Mickey Mantle, Chipper Jones y Lance Berkman en jonrones,con 350. Fue un bateador productivo, consistente y poderoso a lo largo de su carrera, conectando 19 jonrones en su última temporada a los 39 años y finalizando su carrera con 1372 carreras impulsadas. Eclipsó la marca de 20 jonrones en casi todas las temporadas que jugó, y solo bateó por debajo de .250 dos veces en sus 19 años de carrera. Fue el primer jugador nacido en Jamaica en aparecer en un juego de Grandes Ligas. También apareció en tres equipos All-Star y ganó 3 títulos de Serie Mundial (1991 con los Twins, 1998 y 1999 con los Yankees).

9- Hal McRae: Ganador de la Serie Mundial de 1985, de un premio Bate de Plata en 1982 (terminó 4to ese año en la votación por el MVP de la AL) y 3 veces seleccionado al Juego de Estrellas. McRae es recordado también por aquella perorata de cuando era manager de los Kansas City Royals. Terminó su carrera con 191 jonrones y 109 bases robadas. Hizo su primera de 1426 apariciones como bateador designado en el noveno juego del mismo año ( 1973 ) de la implementación del bateador designado. McRae fue un bateador de .290 de por vida, bateando por encima de .300 seis veces y en dos ocasiones lideró la Liga Americana en dobles.

10- Mike Sweeney: Me decidí por este extraordinario bateador, pues al comienzo de redactar este artículo tenía en mente para esta plaza a Brian Downing, otro buen jugador, pero que no me llenaba como Sweeney. Las mejores temporadas de Mike fueron con los Royals, cuando llegó a ser seleccionado para 5 Juegos de Estrellas. En 16 temporadas en Las Mayores su promedio de bateo fue .297, con 1540 inatrapables, 325 dobles, 215 jonrones, 909 carreras remolcadas y solamente 613 ponches recibidos. Su mejor temporada fue la del año 2000, conectando 206 hits, 30 dobles, 29 cuadrangulares, impulsando 144 carreras, anotando 105 carreras y con un promedio de bateo de .333.

Menciones: Brian Downing, Travis Hafne

2 comentarios en “Mi Top 10 en MLB: Bateadores Designados”

  1. Mi saludo cordial. Con respecto al importante tema del béisbol referente «al uso del bateador designado y el bateo del pitcher»; la solución más sencilla y lógica para resolver esta polémica es «LA ALINEACIÓN DE BATEO DEBE SER DE 8 BATEADORES EN LUGAR DE LA TRADICIONAL 9», de esta manera se ELIMINA el Bateador Designado PERO ADEMAS TAMPOCO el Pitcher batea. Me resultaría gratificante polemizar al respecto. Atentamente, Jose A. Diaz

  2. Bueno, como los otros dos que he leido, excelente, aunque este por la duracion de la posicion (si posicion, aunque muchos no lo crean), ha sido mas facil escoger la lista. Sin embargo hay un punto en el que si no lo digo me muero, sigo estando en contra del crietrio sobre los que se eligen los MV en la actualidad (tal vez no tenga que ver con el tema en cuestion, pero veran que si), del que se la da mucha importancia a la labor individual y no al aporte del player al objetivo de su equipo. Y aqui es donde esta la concordancia. El papel jugado por David Oritiz, queridismo Big Dady, o Big Papi, ha sido sin discusion alguna, muy superior al resto de los DH, las extremos que su comprtamiento fue decisivo en quitarse de encima «La maldicion del Bambino». y adicionalmene sus numeros no estan nada lejanos, al resto de los contendientes. Como son opiniones personales esta es la mia Chuchi, al respecto. Un ultimo detalle. Si la MLB instauro el DH como una posicion mas en el line up, por que la BBWAA, ha sido tan reacia en sius analisi para el MVP y el HOF. Saludos Chchi, felicdades y espero con ansiedad el resto de las posiciones. Dos detslles sobre un DH y anecdotico. Paul Molitor, aunque estsaba involucrado directamente con los Breweers, su firma conlos Jays fue meramente econmica (impuesta port el sistemna actual) y respondio con sus 500, y su MVP en la WS. En unas declaraciones posteiores, que me parecio leer en algun sitio, senalo que el podia haber sido ademas el hereo de la WS conectando fuerte un barazo en su ultimo turno al bate, pero opto con embasaerse y dejar las puertas abiertas a la decision de Carter.

Responder a francisco dieguez Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba