Tres peloteros cubanos podrían cambiar de equipo

November 15, 2018
Por Juan Páez / @jmanupz
En esta época del año es normal que la atención se la lleven principalmente los agentes libres, esos peloteros que buscan nuevos acuerdos para las próximas temporadas. Pero siempre también es habitual que los conjuntos, para liberarse de contratos pesados o empezar un proceso de reconstrucción, se deshagan de figuras de renombre a cambio de prospectos.




Aunque para este receso entre campañas hay cuatro cubanos sin trabajo (Yasmani Grandal, Adeiny Hechavarría, José Iglesias y Odrisamer Despaigne), hay tres caballos antillanos que podrían robarse los focos si son involucrados en un cambio. A continuación, desglosaremos cada uno de los nombres con sus posibilidades.
1) José Abreu, Medias Blancas de Chicago: Gracias a la eterna reconstrucción por la que atraviesan los patiblancos, su más grande estrella siempre está inmersa en rumores de cambio. Con cada campaña que pasa, Abreu sigue como uno de los bateadores más consistentes de las Grandes Ligas y las posibilidades de un traspaso aumentan pese a que en 2018 no tuvo su mejor torneo.
¿Quién no quiere un primera base slugger con capacidades de batear para promedio, de sacar más de 25 pelotas del parque por año, de impulsar alrededor de 100 carreras y de conectar más de 40 dobles por zafra? La lista de clubes será inmensa, propuestas no les faltarán a los Medias Blancas si deciden ponerlo oficialmente en el mercado para recibir un paquete interesante de jugadores jóvenes que le den continuidad a formar su nueva cara.



2) Yasiel Puig, Dodgers de Los Ángeles: Seguramente, este es el nombre que no esperaban leer en esta lista, pero lo cierto es que 1) lógicamente los Dodgers no se hacen más jóvenes cada día y 2) quieren darle paso a su impresionante y talentosa camada de nóveles.
La posibilidad de que el jardinero derecho salga en un cambio está latente. De hecho, según un reporte de Los Ángeles Times, los californianos intentaron adquirir a Bryce Harper desde los Nacionales de Washington en agosto. Tal negociación incluía a Puig como parte central del grupo de peloteros que habría ido hacia la capital de los Estados Unidos.
Puig es claramente una pieza de cambio bastante atractiva. Pese a sus distintos episodios polémicos dentro y fuera del terreno, cumplirá apenas 28 años en diciembre y será agente libre al finalizar la venidera temporada. El toletero ha demostrado ser una fortaleza contra lanzadores derechos en las últimas dos zafras: 33 dobletes, 45 jonrones, 112 impulsadas, .915 de OPS. Eso podría ser una clave a la hora de intentar un traspaso.



3) Raisel Iglesias, Rojos de Cincinnati: Otra vez el cerrador de los Rojos está en la mira de equipos contendientes en necesidad de un apagafuegos de calidad. Y cómo no: por segundo año consecutivo, Iglesias puso números tremendos y se mostró como un taponero solvente en un club con resultados mediocres.
Aunque permitió un alto número de cuadrangulares (12 en 72.0 episodios lanzados), el nacido en Isla de la Juventud tendría un buen número de pretendientes si su conjunto decide hacerlo disponible.
Aparte del brillo que pueda tener Iglesias, en el aspecto contractual también sería beneficioso para cualquier escuadra, que deberá soltar piezas apetecibles para Cincinnati: será agente libre en 2022 y de aquí hasta ese año, su sueldo es más que manejable para una divisa con aspiraciones de trascender en la postemporada de la Gran Carpa.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba