Por Alexander García Milián
Es Yander Guevara el último escudero de Roger Machado, el hombre que apaga sus miedos, disipa las dudas y con un corazón tan grande como su nariz saca la cara siempre.




Es Yander Guevara y no Vladimir García. A Vladimir se la botan en el Cepero, en el Latino, en el Clásico, en los Panamericanos; a Yander cuando le pone carácter al asunto ni le sacan el bate.
Cuando Ciego de Ávila parece caer y no salir del abismo, Yander gana el juego decisivo y le da oxígeno a los fanáticos.
También, volviendo a Vladimir García, cuando todo es Vladimir, cuando las miradas se tuercen en el que un día fue un tirapiedras y ahora, bueno, siempre a vivido del nombre, cuando eso pasa Yander es más que todos y se esfuma.
Si Ciego esta en la pelea, si es el cuarto lugar en la Serie 58, si tienen la clasificación en sus manos aunque a veces se le vuelva gris la cuestión, si es así, Yander Guevara merece una estatua.



De un modo callado… la figura
No es el chico de los bombos y platillo, es el callado, el que estuvo ausente; un día fue Maikel Folch, un hombre del primer clásico, luego Yadir Rabí, luego fue Yander, ahora sigue siendo Yander Guevara y por buen tiempo será el salvador.
Cuando la final contra la Isla de la Juventud se le puso negra Roger y tuvieron que definir en juego siete, ¿Quién le dio pecho al asunto?… Yander Guevara,- Dame que esto es mío- le espetó a Machado en medio de la tensión. Luego en el juego, minutos después, paseo la ruta, vacilo su magistral actuación.
Ahí fue Yander, no hubo otro, Yander en el siete y en el juego tres; Yander, siempre Yander…
Ahora en 2018, cuando a Las Tunas no lo para nadie, cuando las Tunas le gana siete partidos de nueve a Ciego de Ávila, ahora en el mismo Julio Antonio Mella, Yander Guevara le tiro nueve innings a los leñadores y gano un juego importante, el veinte para los Tigres.



Matices 
Si en la Serie de Oro, en el campeonato 50; si aquí Pínar del Río bajo de la nube a Ciego… Varios años después, cuando luego de tres victorias iniciales, los Vegueros con Gallardo al frente amenazaron con remontarle a los Tigres… ¿Quién asumió el protagonismo?… Yander Guevara. Cuando en el partido seis, los pinareños bombardearon a Vladimir, Yander sacó la casta.
Sí, es Yander el que sepultó las esperanzas de Vargas y de Industriales al ganarles el segundo partido en el Latinoamericano y poner en punto de mate la final, final que a la postre fue el primer título para Ciego.
Yander no es el que acapara los titulares, Yander no es el que colma las entrevistas, Yander es el que habla poco y va los hechos… quitémonos el sombrero ante Yander y desterremos el desagravio.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba