Por Robiel Vega

Aledmys tuvo un inicio irregular, con un abril para el olvido en el que sólo bateó para .160, con un OBP pobre de .250, un cuadrangular y tres remolques; luego mejoró un poco en mayo, con una línea ofensiva de .273/.273/.341/.614 (AVE/OBP/SLG/OPS), elevando su número e impulsadas a siete y sumando otro bambinazo.

Junio volvió a ser deficiente; bajó sus números a .227/.277/.318/.595, apenas remolcó cuatro en 14 juegos y sumó su tercer bambinazo. Pero llegando el cuarto mes de la campaña las cosas comenzaron a cambiar; su producción jonronera se elevó (6), así como las empujadas (11), de igual manera se logró mantener sobre 300 (.311), gracias a sus 23 imparables en 74 veces al bate; además, su OBP fue fabuloso (.378) y su slugging por encima de 600 (.649), consolidan un mes redondo para él.

En Agosto ha podido mantener el mismo rendimiento, logrando línea ofensiva de .316/.381/.474/.855 (AVE/OBP/SLG/OPS) y el choque de este sábado fue un claro ejemplo de ese repunte ofensivo, sobre todo en sus dos últimos turnos al bate en los que conectó sendos dobletes, el segundo, en la novena entrada, para remolcar a Alex Bregman con la carrera que evitó la lechada.

En conteo de dos strikes sin bolas Aledmys le castigó una recta cortada a 97.3 MPH al relevista Enmanuel Clase y con un impacto de 103.8 millas por hora de velocidad de salida, la mandó hasta los 361 pies por el mismo jardín central, llevándose en claro al Myles Straw para así conseguir su duodécimo doblete de la campaña, el 119 de su carrera y el extrabase 194 para él.

El villaclareño, de 4-2 en el choque, elevó sus frecuencias a .255/.312/.424/.736 y sumó su empujada 27 del año en 71 partidos y la 257 en siete campañas disputadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba