Por Aliet Arzola Lima

Luego de un aciago mes de septiembre, el lanzador cubano Adrián Morejón comenzó octubre de la mejor manera posible: dos entradas en blanco y una consistente pegada con su recta de 98 millas en el duelo de este lunes frente a San Francisco. En principio, esto no parece nada significante, pero en realidad el zurdo de los San Diego Padres necesitaba una salida de recuperación tras varias experiencias negativas.

En septiembre, Morejón permitió nueve carreras (ocho limpias), dos jonrones y dos dobles en ocho entradas de labor, en las que los rivales lograron un slugging de .516 en su contra. Además, el habanero solo ponchó a cuatro de los 35 oponentes que enfrentó, regaló tres boletos y el 21 % de las conexiones que le pegaron fueron líneas.

Pero no hay mal que dure cien años, dirá el zurdo cubano, quien este lunes tuvo una buena actuación frente a los San Francisco Giants en un duelo que San Diego decidió con un gran racimo de siete anotaciones en la octava entrada.

Jonrón de tres carreras de Wil Myers, dobles remolcadores de Brandon Dixon y Jake Cronenworth, y un boleto con las bases llenas a Josh Bell, fueron los principales momentos ofensivos de los Padres ante el pitcheo de los Giants, que permitió cuatro extrabases y regaló tres boletos. Por cierto, esta es solo la segunda vez en la temporada que San Diego logra anotar cinco o más carreras del octavo inning en adelante.

Morejón, si bien lanzó con comodidad, no estuvo exento de presión, pues entró en el séptimo episodio cuando el partido estaba igualado sin anotaciones. Las cosas no comenzaron demasiado bien al regalar un boleto a Thairo Estrada nada más encaramarse en la lomita, pero después forzó a Brandon Crawford a batear para doble play.

Con dos outs en la pizarra, David Villar le pegó sencillo al central sobre una recta de 98.2 millas, aunque no tuvo que lamentar males mayores al retirar por la vía de los strikes a LaMonte Wade Jr., apelando en este caso a su slider de 86 millas.

Ya en el octavo, con ventaja de siete, Morejón se vio mucho más cómodo y liquidó por su orden a Joey Bart, Austin Slater y Wilmer Flores con un ponche, un roletazo al cuadro y un elevado a los jardines, respectivamente.

El zurdo dejó servida la mesa para un tranquilo cierre a Tim Hill, pero el apagafuegos dio dos bases, permitió par de hits y le anotaron cuatro, por lo que el alto mando de los Padres tuvo que apelar a su taponero estrella, Josh Hader, quien sacó los dos últimos outs.

Morejón se apuntó su quinta victoria de la temporada y rebajó su efectividad de 4.50 a 4.24, una nota muy positiva para San Diego de cara a su cuarta participación en los play off durante el presente siglo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba