El día que Aroldis Chapman CASI PIERDE LA VIDA: “Lo primero que hice fue tocarme la cabeza”

September 5, 2021
El estelar lanzador cubano Aroldis Chapman fue golpeado en su cabeza por un batazo a 99 millas por hora

Por Migue Guerra

En algún momento de nuestras vidas ocurren acontecimientos que nos marcan para siempre, momentos que pueden estar llenos de sentimientos de felicidad y gozo o también, momentos amargos llenos de tristeza, pero por lo general no pasan desapercibidos y siempre los recordaremos hasta el final de los días.

Algo similar fue lo que vivió el estelar cerrador de los New York Yankees, el cubano Aroldis Chapman, cuando en un juego de Spring Training de la temporada de 2014, recibió un pelotazo en su cabeza que casi le hace perder su vida o, al menos, su carrera deportiva, a una velocidad de 99 mph (casi 160 km/h).

Chapman fue sometido a una operación para reparar la fractura ocasionada por el impacto de la bola arriba de su ojo izquierdo y, por suerte, no sufrió otras lesiones de consideración.

El doctor que lo operó dijo que se le insertó una placa de metal en el hueso, la cual quedará allí permanentemente. Debido al impacto en su rostro Aroldis tuvo una conmoción cerebral moderada, pero no tuvo lesiones serias en el cerebro ni en el ojo.

Afortunadamente Chapman pudo rebasar satisfactoriamente este acontecimiento, pero se quedó con esos momentos de susto e incertidumbre, como mismo él relató en la noche del 23 de marzo de 2021, cuando en una entrevista exclusiva en «El Show de Swing Completo», nos brindó detalles de esa experiencia, además de aclarar muchas dudas de los fanáticos.

Respecto a lo que pasó, Chapman expresó:

“Fue en 2014. En un juego de entrenamiento en Spring Training (Pretemporada), creo que tenía bases llenas, la línea salió para arriba de mi y no me dio tiempo a nada. Cuando fui a reaccionar ya era demasiado tarde y la bola me dio en la frente.»

«Ya tú sabes, para el piso a revolcarse. Lo primero que hice fue tocarme la cabeza y mirarme a ver si tenía sangre, y ya ahí aguantando el dolor hasta que vinieron los paramédicos. Ellos me levantaron, me pusieron en el carrito, me llevaron para la ambulancia y para el hospital.”

Después de relatar a grandes rasgos lo sucedido, se le preguntó a Chapman si en algún momento posterior al suceso, sintió algún tipo de miedo para volver a lanzar.

“Luego de la cirugía, estaba de reposo en la casa. No pasé por la fase esa de sentir miedo cuando volviera a lanzar. Yo creo que me ayudó mucho que, en ese tiempo, estaba en la casa sin hacer nada y pasaba el tiempo en las redes sociales.“

“Yo veía los artículos que salían de lo que había pasado, me sentaba a ver los comentarios. La mayoría eran de que me recuperara y había muchos que decían que yo no iba a poder regresar más: ya ese no va a poder regresar, ya ese no va a poder jugar más, no va a tirar una pelota más. Esos comentarios creo que me dieron la fuerza para yo regresar y decir: cuando yo regrese van a tener que contar conmigo, y gracias a Dios así fue.”

También te puede interesar: «¡Dale para allá, viejo!» Aroldis Chapman REVELA DETALLES de pelea con Anthony Rizzo y los Cubs.

Continuando con la entrevista, se le preguntó a «El Misil Cubano» si en ese momento del pelotazo vio pasar su vida por delante.

“Te digo la verdad, no recuerdo haber pensado nada. Solamente me miré, miré si tenía sangre, tenía un poco por el ojo, lo único que pensaba era en el dolor, me dolía bastante.“

“En la ambulancia recuerdo que tenía demasiado calor. Yo uso unos pullovers por arriba del cuello y me estaba ahogando. Yo decía: «oye quítame esto». Estaba pidiendo agua fría, dijeron que no podían darme agua y después me quitaron la ropa porque tenía bastante calor. “

“De ahí para el hospital, estaba tranquilo porque ya me habían sedado. Me acuerdo que estaban preguntando si tenía náuseas y eso, recuerdo que vomité ahí. Me hicieron un par de pruebas, estaba en una habitación y fueron los doctores a hablar conmigo para decirme que tenía que hacerme una cirugía me explicaron más o menos, yo estaba como que no quería hacerme la cirugía, tuve como un día casi en eso, hasta que acepté y me hicieron la cirugía.”

Ante la duda de cuánto duró el proceso de recuperación, Aroldis Chapman contestó:

“Bueno yo regresé antes de tiempo, estuve como un mes y algo para recuperarme, pero yo me sentía bien y en una de esas que fui a ver al doctor en el estadio, le dije que yo estaba bien que podía empezar a entrenar, el doctor me dijo que todavía era muy temprano, pero insistí y me empezó a hacer una prueba para ver si me daba mareo o no, me mandó a montar bicicleta y a correr para ver si podía empezar a entrenar y así fue. Uno de los que estaba conmigo en ese tiempo era Brayan Peña.“

También te puede interesar: TODOS LE TEMEN a Aroldis Chapman, hasta el gran David Ortiz.

Como cuestión final del relato de esta anécdota y una pregunta que muchos fanáticos aún realizaban, era lo referente a las relaciones con el bateador Salvador Pérez, quién fue el que conectó la línea que alcanzó el rostro del lanzador.

“Ah muy bien, después de eso nos hemos encontrado, en ese tiempo él fue a visitarme al hospital. Después nos hemos encontrado en varios juegos de estrella, somos contrarios, él juega con Kansas City yo ahora con los Yankees, él vive en Florida y a veces entrenamos juntos en el mismo gimnasio, el entrenador de él es mi entrenador también.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba