Por Pablo Pichardo

El torpedero cubano Erisbel Arruebarruena sigue dando mucho de qué hablar entre la afición y en esta ocasión no fue por sus polémicas jugadas o decisiones sino por la extraordinaria labor que desempeñó en la tarde-noche de este jueves 2 de diciembre con los Gigantes de Rivas en la Liga de Beisbol Profesional Nacional de Nicaragua (LBPN).

El Grillo, como es conocido el cienfueguero, concluyó su labor en el encuentro de anoche con par de cuadrangulares en tres turnos al cajón de bateo con los cuales logró tres impulsadas e igual cantidad de anotadas para ayudar a su equipo a lograr la victoria con marcador final de 6×5 ante el equipo Tren del Norte.

Apenas se iniciaban las acciones en el encuentro y después de un out en la pizarra con corredor en la inicial aprovechó en conteo de 2-2 un cómodo lanzamiento del abridor local Yohan Flande para depositar la esférica en las gradas del jardín central.

Con el equipo debajo en el marcador por dos anotaciones en la séptima entrada nuevamente llegó al home plate el líder en bambinazos de la 59 Serie Nacional y en conteo favorable de dos bolas sin strike castigó un noble lanzamiento del relevista Freisis Adames para de esa forma acercar a los suyos en la pizarra.

Con su brillante actuación, el torpedero antillano elevó su promedio ofensivo en el torneo hasta .414 gracias a 12 imparables, incluyendo par de dobles y de cuadrangulares, en 29 oportunidades al bate, mientras su línea quedó fijada en .486/.690/.1176 (OBP/SLG/OPS) en los nueve choques que ha disputado.

Erisbel había desaparecido de los radares de la afición beisbolera cubana desde su participación con la selección Nacional desde el mes de mayo en el Preolímpico celebrado en la Florida donde resultó uno de los mejores a la ofensiva con sus siete indiscutibles y seis remolcadas en tan solo tres encuentros.

Sin más, aquí los dejo con estos dos batazos de Erisbel Arruebarruena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba