Del ayer: Cuba vs. Orioles, 21 años después que se unieron la pelota “libre” y la “esclava”

Con aquel tope ante los Orioles demostramos que nuestro nivel no era salido de un cuento de ciencia ficción

Con aquel tope ante los Orioles demostramos que nuestro nivel no era salido de un cuento de ciencia ficción
Con aquel tope ante los Orioles demostramos que nuestro nivel no era salido de un cuento de ciencia ficción (web screen shot)

Por Alexander García

Cerraba una década, terminaba un siglo, tocaba a las puertas un nuevo milenio; en fin… en el año 1999, quizás como ahora, por esos paralelos de la historia, vivíamos pensando que todo estaba patas arriba, hasta que llegaron los Orioles.

Así, con esa sensación de finalidad, de que algo termina, que se acaba la ilusión, los sueños, el deseo; así el béisbol volvió al rescate una vez más y hace ya 21 años, La Habana vistió sus mejores galas para recibir a los Orioles de Baltimore.

Aquello fue un show en todos los sentidos, pues al Latino asistieron los “ elegidos”  de siempre…por mandato expreso… de los de siempre y entonces aún las imágenes de los miles y miles de aficionados esperando en las afueras del estadio, le da con el paso del tiempo un tono burlesco al asunto…

Pero la pelota siempre hace lo que quiere y es punto de fuga para tantos, aquel día de marzo en 1999, un equipo Cuba conformado por los peloteros de mejor rendimiento hasta entonces, topo con un elenco profesional de primer nivel; entonces de pronto se olvidaron las carencias, el período especial, la lucha diaria de buscar por aquí y por allá el plato de comida.

Ya para ese momento el profesionalismo había entrado al universo amateur y aunque el elenco de la división este en la Liga Americana no era de los agraciados, era una prueba de fuego real para el embadurnado orgullo nacional.

Sí lectores, no eran los Senadores de San Juan, ni lo australianos que habían sorprendido en la Copa Intercontinental de 1998, no, ese era un elenco del primer nivel y contaba con buenos peloteros, como Albert Belle, Charles Johnson y Harold Baines.

… La acción…

El mismo Johnson, receptor del equipo; le pegó larga línea por el left al abridor José Ibar para poner delante a los visitantes y bajar un poco de las nubes a los aficionados en las gradas.

Desde ese momento, cuando casi desde el inicio del juego los Orioles tomaron ventaja, el empuje de los criollos comenzó a sentirse y así, peleando cada jugada, lograron fabricar las dos carreras necesarias para el empate.

La locura se apodero de toda Cuba, no solo en el estadio, también en los hogares la gente disfrutaba al máximo del partido, incluso perder en extrainning no resultó en desagravio como se esperaba.

Más cuando a los días en el Camden Yard, la escuadra cubana domino a placer al vencer 12-6, con un Andy Morales hoy olvidado, siendo la figura ofensiva de aquel juego.

… La estela…

Hace veintiún años terminaba una década, un nuevo siglo tocaba a las puertas, un milenio cerraba sus cortinas y en Cuba el béisbol ponía a soñar a los cubanos, la pelota “libre” y la “esclava” se unieron para evocar recuerdos de glorias pasadas.

En ese entonces muchos pensaron que sería posible otra vez abrirnos al profesionalismo, llegar allí como lo más normal del mundo pero no, todo fue ilusión.

Con aquel tope ante los Orioles demostramos que nuestro nivel no era salido de un cuento de ciencia ficción y a pesar de crudos sinsabores que aún persisten, me quedo con eso… ¿y usted?

Nos vemos a la vuelta…

[types field=’cc’][/types]

 

5 Comments

  1. Yo creo que esa fue el ultimo adios de una actuacion mas o menos decente de la pelota cbuana. No recuerdo en que momento estaban los Orioles pero de seguro era entrenamiento de primavera. O sea, ninguno estaba en su maximo nivel, a diferencia de Cuba que siempre se prepara y recontraprepara para esos juegos. Se para la serie nacional para esos eventos y los peloteros estan al maximo o bien cerca de su rendimiento optimo. En fin, yo creo que fue otro espejismo mas, como el primer Clasico Mundial cuando llegamos a la final a chocar con el unico equipo al maximo de sus capacidades al que nos enfrentamos, Japon, y ahi nos pasaron por arriba. Creo que hemos vivido de muchos espejismos. La pelota cubana tuvo una epoca de esplendor con muchos grandes peloteros, no creo que sea necesario mencionarlos. La vieja guardia; eran otros tiempos, otra mentalidad. Ellos se entregaban y eran mas profesionales por miles de razones, entre ellas un velo de adoctrinamiento que todos los cubanos teniamos o tenemos. Aun asi ese grupo ilustre de peloteros nunca se enfrento al maximo nivel del beosbol mundial, y aun asi pasamos uno que otro susto. Hasta que en Sydney chocamos por primera vez con un equipo con dos o tres grandes ligas o prospectos y bueno de ahi en adelante tod fue cuesta abajo. Mi punto es que hemos estado engañados sin saber el nivel real de nuestra pelota. Con todo el respeto que tengo por la vieja guardia. Yo soy un admirador de esos peloteros, pero nunca se probaron al maximo nivel y es muy probable que nuestra percepcion de su grandeza este un poco alejada de su real nivel.

    • Es parcialmente verdad eso de que las generaciones de peloteros de los 60, 70, 80 y primera mitad de los 90 no se enfrentaron al máximo nivel. No lo hicieron como se está haciendo desde el año 2000 hasta la actualidad, era otro contexto en el beisbol organizado internacional y los eventos que convocaban equipos a nivel mundial.

      Ya se ha comentado varias veces, que en 1977 una selección de Venezuela, integrada en su mayoría por big leaguers. encabezados por el estelarísimo David Concepción, y peloteros su liga profesional, visitaron La Habana y se enfrentaron al Cuba en el Latino en una serie de cinco juegos, Cuba ganó cuatro juegos, tres de ellos con marcadores amplios, 11×2 y 9×1, incluyendo una lechada de 6×0 y ganó otro 5×4. La única victoria de Venezuela fue 4×5 y pasaron susto hasta el último momento para derrotar a la selección nacional de Cuba.

      Después, durante la década de los 80, equipos Cuba A, Cuba B y Cuba C, se enfrentaron a equipos profesionales de México, Venezuela y Japón, siendo favorable ampliamente el balance de victorias y derrotas a favor de los cubanos. Por eso no se puede decir con rotundidad, de manera absoluta, que esas generaciones de peloteros no enfrentaron rivales que fueran un medidor real de su verdadero nivel, lo hicieron durante bastante juegos, teniendo en cuenta la época y la desgraciada política cubana con deporte, especialmente sangrante es el caso del beisbol, las consecuencias las estamos viendo desde hace par de décadas.

      El problema del beisbol cubano se acentúa a partir de la segunda mitad de los 90, a esas alturas ya eran más de 30 años de atraso respecto al beisbol de Grandes Ligas e inevitablemente respecto a las ligas profesionales del resto de países americanos y los asiáticos. Sin tener contacto de manera continua y formal con el beisbol profesional, intercambiando peloteros, conocimientos, actualizando la metodología y la tecnología, acondicionado los terrenos de beisbol cubanos para poder aplicar la teoría y la técnica del beisbol moderno, sin esa condiciones el beisbol cubano seguirá en terapia intensiva, hasta que fallezca o quede solo para jugar a nivel amateur, y eso por jugar, porque no le ganan a nadie.

      Y no se dejen engañar por el tope de «Matanzas» contra los sub 23 de Nicaragua, eso sí que es un espejismo, y no lo que hicieron los peloteros de la vieja guardia, esos estaban para enfrentarse a cualquier nivel y lo demostraron en parte, si no hubo más fue responsabilidad del gobierno cubano, como lo ha sido siempre hasta el día de hoy. Un dato más, desde 1975 las Grandes Ligas querían chocar con selecciones cubanas, pues a pesar de las circunstancias políticas y el embargo (que no bloqueo, eso es otro cuento de Tía Tata, los de mi generación saben bien lo que significa la expresión) las Grandes Ligas conocían bien la calidad de los peloteros cubanos.

  2. YO RESPETO TODOS LOS CRITERIOS PERO LOS CUBANOS QUE ESTÁN HOY TRIUNFANDO EN LA MLB DE Q GENERACIÓN SON ES POSIBLE Q LA RECTA MÁS DURA DEL MUNDO SEA DE UN CUBANO.NO CREO EN ESO DE LAS GENERACIONES SINO EN LA POLÍTICA EN FUNCIÓN DEL DEPORTE Q ES LO QUE ESTÁ ACABANDO CON LA PELOTA EN CUBA

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*