El equipo Cuba de béisbol, la generación perdida y algo más…

July 18, 2019
Es una generación perdida, pero pudiera ser una estructura perdida, un sistema caduco, porque no se puede entender la esencia sin visualizar el fenómeno con todos sus componentes

Por Alexander García Milián

  • Es la derrota- me digo; sí, la dinámica de funcionamiento de nuestro béisbol transita por ahí, por la senda del derrotismo, el querer todo sin contar con los elementos suficientes para alcanzarlo y entonces obtener nada.

Es como una conciencia adquirida, un estatus quo que domina todos los hilos de este deporte; sin objeción,  otro matiz de esa cruda realidad que vive el cubano de hoy, ese que bota un poco de sus penas jugando domino, tomando ron y discutiendo de pelota.

Yo escribo y sé que no descubro el agua fría, escribo y trato de encontrar siempre los elementos necesarios para hilvanar la mejor historia, para dar con la clave que me permita decir de un modo diferente que la crisis en el béisbol cubano es real, que no ganamos nada serio desde el “machadato”, valga la metáfora, y que no podemos seguir soñando, ni mintiendo en algo tan sagrado.

Cuando unos hablan de generación perdida, le encuentro lógica y siento por ende que tienen parte de razón; es así, una generación perdida, desde hace unos diez años atrás.

Es una generación perdida, pero pudiera ser una estructura perdida, un sistema caduco, porque no se puede entender la esencia sin visualizar el fenómeno con todos sus componentes, no se puede decir – no ganaran- sin entender que todo parte de la base, de las EIDES, de las ESPA, de los juveniles, de los entrenadores, aunque lo quieran obviar.

Si saco a Urquiola, a Anglada y a Jorge Fuentes, no siento que pueda haber otro manager con el tino necesario para resolver el asunto, pero igual, son tres y no pueden inventarse un equipo para ganar el oro cuando el quinto lugar es lo que mejor suena.

Antes todo el mundo nos respetaba, ahora creo incluso que Haití si arma un equipo pudiera sacarnos un susto y no creo en esa máxima de que…el nivel esta parejo…no, sigo pensando que nosotros hemos bajado, y mucho, nuestro nivel.

Las soluciones pasan una y otra vez por cambiar los cimientos que sostienen el endeble techo del béisbol nacional; con más veras, transformar de a todas la Serie Nacional, que vengan empresas extranjeras a invertir en estadios, en equipos, en todo; no es esperar a la MLB, es buscar por este camino lógico, tocar las puertas del profesionalismo y empezar desde adentro a mirar las cosas con otros ojos.

No creo que echarse a llorar por las derrotas ante Nicaragua sea una solución, no, y tampoco esperar a la derrota, las cosas hay que llamarlas por su nombre y no esperar a analizar después de Lima, porque pasó esto y aquello.

Nos vemos a la vuelta.

4 comentarios en “El equipo Cuba de béisbol, la generación perdida y algo más…”

  1. Coge el equipo Cuba.Sto Domingo 1969, quitale todos los peloteros que pienses puedan haber estado en la MLB y que quedaria.
    Haz lo mismo con aquel equipo que acabo con Puerto Rico, no recuerdo en que año, y quitale todos aquellos que podrian haber estado en la MLB y que queda.
    Coge los cubanos que ahora estan en la MLB, que podrian haber estado en Cuba y ser parte del equipo nacional. Habria generacion perdida? Hay que ser objetivos y ubicarse en tiempo y espacio.

  2. Parto del principio que en ocasiones los directores de equipos no pueden hacer nada para conseguir un lugar cimero en un torneo, pues ellos dirigen la Estrategia y la Táctica del juego, pero no juegan; me pregunto, es posible que Anglada pueda darle solución a los bateadores que se dejaron «CANTAR» el tercer strike (por medio de Home Plate) en el juego contra Nicaragua; es imposible. Es verdad, Cuba no cuenta en esto momentos con los jugadores que tenía antes del año 2006, por varias razones, pero lo que debemos es tratar de realizar el mejor papel con los que tenemos, siempre y cuando se entreguen 100% en el terreno, que en ocasiones les falta, además de los errores defensivos, de mecánica de juego e incluso, mentales. Pongamos mente positiva, y dediquemos el tiempo en manifestar ideas positivas para el béisbol, que mucha falta le hace, y dejemos al lado ese rencor de estar sacando acciones que se ejecutaron en el pasado, pero ya pasaron y no sirve en el Hoy. De todas formas mi equipo es el Cuba, aqui y allá.

  3. Loables los deseos y propuestas de Alexander, a los que con pocas objeciones se suma la mayoria de la fanaticada cubana. Sin embargo, no podemos dejar pasar por alto que la destruccion del beisbol (como antes ocurrio con la agricultura, la industria y los valores) no es el resultado de lineamientos errados o equivocaciones de directivos del INDER. Es mucho mas que eso, es una politica de estado que entiende que el auge del futbol es mejor y mas barato para la idiotizacion de la poblacion y la suplantacion de los legados y las raices de la nacionalidad cubana.

    El beisbol cubano se salvara cuando la sociedad cubana logre salvarse de los secuestradores neomarxistas que hace 6 decadas tomaron el poder, mientras tanto seguiremos añorando los viejos tiempos en que fuimos la 2da potencia beisbolera del planeta.

  4. Heriberto Sardiñas

    Estamos concentrados en la Serie Nacional y sus estructuras (que por cierto son muy extensa y no permite que nuestro peloteros jueguen en otras ligas, en definitiva la calidad se logra compitiendo, ademas la preocupación debe estar en las categorías infantiles y escolares con competencias de áreas que impregnen amor a la camiseta de tu raíz y que esos entrenadores sientan orgullo de sus resultados, hoy Cuba entera aunque duela reconocerlo se convierte en intereses personales que no es precisamente amor por lo que cada cual representa o hace. Lo profundo y de resultado es lograr amor por lo que se hace, ejemplo de algunos lanzadores de diferentes épocas:
    Camilo Pascual corría todos los días por las calles de su reparto, Lázaro de la Torre igual y mejoró su velocidad, y otros que han sido olvidados por nuestros comentaristas y que fueron grandes y hasta récord tienen lograron su éxitos por amor al baseball y a su camiseta. Los éxitos dependen de los que enseñan amor y entrega, todos actos políticos si no hay corazón lleno no van a lograr nada. Se acuerdan donde surgieron Casanova, Marquetti, Vicente, y tantos otros, escalando juveniles 2da categoría y mucho esfuerzo individual porque amaban el béisbol. No habrá de nuevo equipo Cuba si no existe amor desde la base.
    Entrenadores que enseñen a comportarse dentro y fuera del terreno. Yo soy camagueyano y recuerdo a Mola y a Mascota, cuantos jugadores de béisbol y fútbol se dieron en aquella época, y que decir de lo que hacían ellos para mantener disciplina y recursos para enseñar, a pesar de no tener la escolaridad de los de hoy, mis respeto a aquellos entrenadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba