ENCENDIDO: Dennis Laza merece el regreso del año en la Serie 60

Ahora mismo se ve un Laza bien maduro, paciente, dándole solidez a la alineación mayabequense y su proyección de empujadas lo pudieran llevar a los 100 remolques.

Ahora mismo se ve un Laza bien maduro, paciente, dándole solidez a la alineación mayabequense y su proyección de empujadas lo pudieran llevar a los 100 remolques.
Ahora mismo se ve un Laza bien maduro, paciente, dándole solidez a la alineación mayabequense y su proyección de empujadas lo pudieran llevar a los 100 remolques.

Por Alexander García 

   Si hubiera un premio al regreso del año en nuestras Series Nacionales, creo que el de esta edición 60 sería, ahora mismo, para Dennis Laza. 

   Al término de las subseries de este domingo, más allá de su astronómico promedio de bateo sobre los .370 y sus 32 empujadas, Laza es un pelotero que ha debido imponerse en su carrera al estigma de ser un atleta subvalorado; ello a pesar de rendir año tras año tanto con Mayabeque como de refuerzo y esto resalta con creces su figura. 

   Tras su ausencia en la Serie 59 por problemas con el entonces director de los Huracanes, Vannoy Arado, Laza ha entrado a la competencia con un plus adicional que lo ha convertido en líder de un seleccionado combativo. 

   Desde su debut en Series Nacionales con el equipo Habana, allá por la temporada 2008-2009, Dennis Laza siempre descolló por su versatilidad, su excelente tacto con el madero y unas ganas enormes de jugar béisbol. 

   Cuando llegó la división de la provincia, Dennis pasó a Mayabeque y esto no representó lastre alguno en su rendimiento; si por un lado el equipo quedaba a deber en cuanto a resultado, por el otro, Laza siempre rendía y siempre era un refuerzo de lujo para las segundas fases: con Pinar del Rio, con Granma, con Industriales; siempre con creces. 

   Por encima de sus aceptables dotes como fildeador, su potencia en el cajón de bateo fue el aliciente que llevaron a Alfonso Urquiola y a Carlos Martí a integrarlo a las filas de Vegueros y Alazanes, equipos con los cuales Laza catapultó su carrera, llegando incluso al equipo Cuba. 

   Cuando se conoce de la sanción a Laza, muchos hablaron sobre la posibilidad de su llegada a Pinar del Río, en caso de que fuera liberado. Si el hecho no se concretó, legitimó más su personalidad como pelotero de referencia. 

   Ahora mismo se ve un Laza bien maduro, paciente, dándole solidez a la alineación mayabequense y su proyección de empujadas lo pudieran llevar a los 100 remolques, un número más que respetable en cualquier béisbol. 

   En fin señores, Dennis Laza regresó por todo lo alto, quizás en la cúspide de su carrera deportiva y desde ahora vale mirarlo bien, pues por encima de sus números puede ser una excelente pieza a tener en cuenta para futuros equipos nacionales. 

   Nos vemos a la vuelta.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*