ESCÁNDALO: Se encendieron las luces de un estadio en Cuba, pero NO PARA UN JUEGO

Por Pablo Pichardo

El Béisbol Cubano en la isla no atraviesa desde muchos años atrás por un buen momento, debido en gran medida a la gestión y acciones tomadas por los máximos dirigentes de este deporte en el país. La pasión de todos los cubanos, declarada hace solo unos meses Patrimonio de la Nación poco a poco se va desangrando, precisamente porque tal título no parece servir para nada.

Sin embargo, esto por si solo no resuelve las crisis de nuestro deporte, pues dentro existen un grupo de situaciones que dañan el poco espectáculo que brindan los torneos Nacionales.

La Liga Élite del Béisbol Cubano, que desde su inicio fue un fracaso rotundo por todos los problemas organizativos que trajo, no ha podido disfrutar de un solo juego en horario nocturno, debido en gran parte a la conocida “situación energética” en la isla.

Sin embargo, tal y como sucedió en el oriente cubano el pasado año, hoy uno de los principales estadio del país se encuentra en iluminado en medio de la noche, pero sin la fortuna de ser para un encuentro de Béisbol.

El terreno de Santi Spirítus, el estadio José Antonio Huelga, será testigo hoy en la noche de un concierto  de  reggaetón, después que hace solamente horas disputarán un choque los equipos de Ganaderos y Centrales, según reporta en su página de Facebook Boris Luis Cabrera.

Entonces…. ¿no existe situación energética en la isla? ¿A caso el Béisbol no tiene los privilegios de poder llevar a cabo encuentros en el horario de la noche? Para colmo y remate de males, hoy Swing Completo reportó que apenas 40 fanáticos asistieron al encuentro celebrado esta tarde en dicho estadio.

Después de esta acción, que argumentos serán utilizados por los dirigentes de la Federación para no llevar a cabos encuentros en un horario donde sin dudas sufren menos los atletas por el calor desgastante que se vive en Cuba.

Triste es la realidad que se vive en la isla con el pasatiempo nacional, y sin dudas la siguiente frase del periodista antes mencionado resume el sentir de muchos en estos instantes:

“Tengo miedo que mañana a alguien se le ocurra sembrar malangas en el terreno de juego para garantizar la alimentación de nuestros bebés, y haya que jugar nuestro deporte nacional en un parque”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio