Por Álex Fernández Fernández

Venezuela y Nueva York están separadas por 3883 kilómetros. En avión por la vía rápida serían cuatro horas y 53 minutos. Pero si hablamos de béisbol el tema no va tan distante: la pelota es la pasión de ambos pueblos.

Sin embargo en las últimas temporadas en la Gran Carpa no han sido los de la tierra vinotinto los que más suerte han tenido con los Mulos de Manhattan. Las luminarias venezolanas encabezadas por Miguel Cabrera y José Altuve han ido a otras ciudades norteamericanas.

Hoy el máximo exponente resulta Gleyber Torres, quien en 2019 fue capaz de pegar 38 cuadrangulares, y en esta temporada reverdece en este acápite y ya llegó a 19 precisamente ante los Mellizos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba