Por Gian Franco Gil

De hecho, en el béisbol de Grandes Ligas se dieron hechos extremadamente increíbles, y que involucran a dos miembros del Salón de la Fama de Cooperstown: Dave Winfield mató accidentalmente a una gaviota calentando en Toronto el 4 de agosto de 1983, y el más famoso, el momento del 24 de marzo de 2001 en que Randy Johnson, «The Big Unit», prácticamente pulverizó a una paloma que se atrevió a cruzar al vuelo frente a él en el momento en que descargaba una de sus supersónicas rectas hacia el home.

Además, sin que haya que detener partidos por tanto tiempo, en el Oracle Park de San Francisco, debido a su proximidad con la bahía, se han visto las gaviotas de forma frecuente poblar las inmediaciones del graderío, los jardines y hasta el infield.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba