Por Álex Fernández Fernández

Y nadie entiende cómo la franquicia coreana pudo dárselas de rogar ante el hombre que más indiscutibles registra en ese equipo en los últimos años. Sólo para que se tenga una idea, sus 170 imparables fueron la sexta marca más alta de la liga en 2021.

Pero este año, el yumurino que ha sido escogido en más de una oportunidad para el Todos Estrellas de la semana como bateador designado, es el cuarto que más imparables tiene en el torneo con 111, lo que le permite ser el sexto en promedio ofensivo con .325.

Su carrera, que ya en 2019 le trajo registros de .344, mientras en 2020 tuvo un OPS de .901, ha sido un éxito total con el madero al hombro. Se ha ganado el respeto de todos en la Liga.

Ya en 2020 reflejamos en Swing Completo lo expresado por el matancero al reportero Yong-Seop.

En la declaración dijo lo que esperaba para ese año, y aseguró que: “Quiero ganar todos los títulos, el de hits, el de jonrones, el de bateo. Para eso entreno fuerte todo el tiempo, sé que no es tarea fácil, pues hay muy buenos bateadores en la KBO”.

Y al parecer no ha perdido en dos temporadas después el rumbo. SLG .427, OPS .802, 17 dobles, 56 empujadas. Sigue siendo de lo más temido por los lanzadores a la hora de enfrentar a la franquicia de Los Osos.

No es para menos cuando en sus primeros tres años el jugador de 34 años y en 429 partidos, llegó a los 566 imparables, 87 dobles, 51 jonrones y 274 carreras producidas. Una línea de .333/.402/.475. ¡Qué bárbaro!

En 2018 Los Angelinos de Anaheim llegaron a darle una efímera confianza a José Miguel. Y no lo hizo mal. Average de .267, 11 empujadas y .697 de OPS. Lo logró tras ser liberado por Los Dodgers. Su campaña de reivindicación llegó al año siguiente en Corea. ¿Le será suficiente para estar en Taipei de China y ponerse el uniforme del equipo Cuba en el Clásico Mundial de 2023?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba