POR TODO EL MEDIO: Yuli la sacó después de casi 40 partidos

July 28, 2021
Kikuchi le marcó el primer strike y luego envió para el plato una slider a 82.2 mph. El Yuli no se apuró, esperó que llegara, aceleró sus brazos y mandó a “Doña Blanca” hasta los 413 pies del jardín central

Por Franco Miguel Alvariño

Cuando se narren las historias de superación de los peloteros cubanos que jugaron en las Grandes Ligas, la trayectoria de Yulieski Gurriel debe ocupar un puesto protagónico, entre tantas versiones excepcionales. Con 37 años, y cuando muchos avizoraban su declive en el mejor béisbol del mundo, el Yuli está registrando su mejor temporada en la Gran Carpa.

Con el mismo ímpetu del 1ro de abril, día inaugural de la temporada 2021, incluso con los mismos deseos que aquel domingo 21 de agosto de 2016, cuando debutó en las Mayores frente a los Orioles del Baltimore, Gurriel enfrentó su partido 97 de la presente campaña.

En la visita de los Astros al T-Mobile Park, estadio de los Marineros del Seattle, la “Piña” no tuvo perdón con el abridor Yusei Kikuchi, a quien le conectó doble y jonrón en tres visitas al rectángulo de bateo

El mayor de los hermanos Gurriel que juegan en la MLB acudió al rectángulo de bateo en la parte alta de la quinta entrada, como primer bateador de su equipo en ese inning. Kikuchi le marcó el primer strike y luego envió para el plato una slider a 82.2 mph. El Yuli no se apuró, esperó que llegara, aceleró sus brazos y mandó a “Doña Blanca” hasta los 413 pies del jardín central.

Luego de 37 partidos, el inicialista de los siderales disparó su onceno cuadrangular en la presente contienda. La última vez que lo hizo fue el pasado 11 de junio, en la victoria de su equipo 6-4 frente a los Mellizos de Minnesota. Además, fue la primera ocasión en este 2021 que consiguió un doble y un cuadrangular en el mismo encuentro.

Ese batazo de vuelta completa significó el primero frente a los Marineros, equipo al que le bateaba antes de iniciar el choque, nueve hits en 33 turnos, con par de biangulares, un remolque y cuatro anotaciones, para un promedio ofensivo de .273.

Su presencia entre los diez bateadores con mejor average es el reflejo perfecto de una temporada con muy pocos momentos malos. Antes de iniciar el encuentro, en 342 turnos legales, acumulaba 107 indiscutibles, con 32 extra bases, divididos en 22 dobles y 10 jonrones.

También, contaba con 59 remolques y 50 anotaciones, para un total de 99 carreras producidas, por lo que, con su actuación, superó la barrera de las 100. En tanto, sus guarismos ofensivos eran de .313/.382/.465 AVE/OBP/SLU.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba