Por Yasel Porto 

   Cuando se hable de peloteros cubanos con ética y respeto el nombre de Antonio Pacheco es uno de los que a criterio de muchos no debe correr la misma suerte de su número sobre el dogout del estadio Guillermón Moncada. Para no pocos excompañeros de equipo el conocido “Capitán de Capitanes” llevó a la par su calidad deportiva con sus mejores valores humanos más allá de posiciones ideológicas que no tienen por qué incidir en virtudes y defectos personales. 

   Si hay quienes siguen dudando de la hidalguía y caballerosidad del estelar ex segunda base, el escandaloso suceso del Juego de las Estrellas Santiago de Cuba 2020 es una muestra inequívoca de dicha afirmación, luego de responder una vez más de la forma en que sus enemigos no esperaban. 

   Pese a la nueva afrenta de unos pocos decisores de excluirlo de un homenaje más que merecido, no hubo una reacción ofensiva de Pacheco, quien inteligentemente se mantuvo al margen de la situación y dejó todo en manos de los millones de aficionados santiagueros y cubanos en general que salieron con todo tipo de defensas y hasta iniciativas a través de las redes sociales. 

   Esa había sido la misma postura adoptada por él ante otras situaciones precedentes desde que decidió quedarse en Estados Unidos en el año 2014. Dos de los ejemplos más connotados en tal sentido tienen que ver con el rechazo de las autoridades deportivas de la Isla para ser exaltado al Salón de la Fama de nuestro béisbol y una más importante aún que fue la negativa hasta hace muy poco de poder viajar a su tierra natal. 

   Igual es oportuno señalar respecto a la actitud de quien estuviera con protagonismo en 12 de los 13 títulos de su provincia, que contrario a lo que le quisieron achacar algunos en Cuba, especialmente funcionarios, que Pacheco jamás hizo declaraciones en contra del gobierno cubano, el INDER o alguien en particular cuando se acogió a la Ley de Ajuste tras cruzar la frontera entre Canadá y Estados Unidos. 

   Uno de sus enemigos más enconados desde la ruptura de su contrato con Cubadeportes en el verano de 2014 ha sido el insustituible Presidente de la Federación Cubana de Béisbol Higinio Vélez Carrión. Su coterráneo ha magnificado la acción migratoria de quien fuera el jugador más importante en su etapa de manager, contando en diversos espacios y contextos una versión en tono de decepción en la que el “capitán” queda muy mal parado a la vista de quienes no profundizan en el tema más allá de lo que escuchen de boca del controvertido personaje. Todo con el objetivo de eliminarlo de cualquier proyecto o iniciativa en la que por méritos deportivos haya que tener en cuenta al dueño de la segunda almohadilla en el equipo Cuba entre 1985 y 2001. 

   Aún con todo lo dicho por Higinio nunca han trascendido respuestas de Pacheco, y las opiniones que éste ha dado sobre quien lo dirigió por más de una década han estado acompañadas de admiración y respeto. 

  «Yo he tenido muchos directores que me marcaron. José Miguel Pineda fue uno de los que más me apoyó. Fue hombre y amigo. Pero también tengo que hablar de otros que influyeron mucho en mi carrera como Franger Reinaldo, Carlos Martí, Manuel Miyar, Alfonso Urquiola y sobre todo Jorge Fuentes con quien jugué muchos años en el equipo nacional. Pero ninguno de ellos fue más importante que Higinio Vélez, porque fue con el que más estuve, el que mejor conocí, del que más aprendí. Él me enseñó muchas cosas a mí y a mis compañeros por su exigencia con su trabajo. Un manager que era el primer que llegaba y el último en irse, muy sacrificado por sus atletas. Higinio siempre nos dio ejemplo y eso es muy importante para cualquier jugador cuando ve la forma de su director. Él fue como un padre para mí», dijo Pacheco en una de las últimas entrevistas que ha dado. 

   En la actualidad reside en la ciudad floridana de Tampa y allí mismo trabaja como miembro del cuerpo de entrenadores de los Yankees de Nueva York. Se ha mantenido apartado del escenario público y lo último que salió de él fueron algunas fotos subidas por aficionados y amigos en su primera visita a Santiago de Cuba después de emigrar hace seis años.  Anteriormente se había publicado algo corto y muy informal de su reencuentro con Carlos Tabares en una sesión de trabajo en el campo de entrenamiento de los Yanquis. 

   A veces no pagar con la misma moneda y evitar respuestas a la altura de determinados agravios es más inteligente y contundente. Es una cuestión de gustos, pero sobre todo del derecho de cada quien de decidir qué dice o simplemente dejárselo todo al destino y a la gente honesta.

22 comentarios en “La galleta sin manos de Antonio Pacheco”

  1. Ermis castellanos Cala

    Es un poco irritorio conocer y escuchar cosas como estas y la ves no emitir un criterio.
    Para los que algunos es normal todo esto para otros es anormal entre los que me incluyo.es de anormal.y póngase el traje al que le sirva pretender tapar la luz con un dedo lo que brilla por derecho propio y con méritos suficiente ganado no será nunca jamás mancillado.strorpiado.y menos olvidado.como decía alguien quedará para siempre en el corazón de los cubanos.por que. por qué lo que hiso lo hiso de corazón con un valor patriota extraordinario no hiso nada queriendo agradar ni buscar popularidad alguna.era o es de esos hombres sencillo y un crítico de lo justo.lo digo por qué sobran en la dirigencia de nuestros organismos muchos críticos de lo que a su juicio está mal hecho pero no tienen los valores necesario para la crítica de lo justo y por eso se encaminan por la politización de todo. es la manera de agradar a los de más arriba sin importar cuanto daño le causan a personas y familiares de quiénes ganan el respeto de todo un pueblo.esperemos que un día esto se corrija y dar el honor a quien meresca y en vida.cuando esto se hace después que la persona no existe con vida es pura hipocresía.y quiero decir el hecho de emigrar o ir a vivir a cualquier parte del mundo es derecho del hombre como especie humana
    Con lo que a nadie le asiste el derecho de minimizar el valor de alguien ganado de forma sana y con sacrificio patrio.digo más Pacheco fue patriota de corazón y lo es donde se encuentre toda su vida.un saludo a ese grande de la pelota cubana le deceo larga vida.otra cosa el pueblo de Cuba conocedor del béisbol tiene su salón de la fama y usted cómo otros están ahy.gracias por tanta alegría y satisfacción que nos dio Don Antonio Pacheco.

  2. Higini Vélez murió en Mayo 2021 de CoViD, espero que quien lo sustituya sea alguien que no ponga sus ideas políticas por encima del baseball cubano para aplastarlo aún más de lo que está.

Responder a Roberto Martínez del Corral Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba