HISTÓRICO: Los 10 mejores tríos ofensivos del béisbol cubano

SwingCompleto les propone los diez mejores tríos ofensivos, presentándolos por orden cronológico.

SwingCompleto les propone los diez mejores tríos ofensivos, presentándolos por orden cronológico
SwingCompleto les propone los diez mejores tríos ofensivos, presentándolos por orden cronológico.

Por Boris Luis Cabrera

   A lo largo de la historia del béisbol los mejores bateadores de un equipo se han ubicado en los puestos del tres al cinco en la alineación. La estrella del conjunto, el máximo jonronero y el impulsador nato, conforman un trío clave en la estrategia de ataque de los directores y aunque el diseño de orden al bate ha ido cambiando en los últimos tiempos, esa posición ha sido la tradicional desde el nacimiento de este deporte.

   En Cuba, después de la eliminación de la pelota profesional y en 59 años de Series Nacionales, hemos tenido tríos ofensivos poderosos que se han convertido en un dolor de cabeza para los lanzadores contrarios. Algunos se han mantenido juntos durante años y otros han coincidido durante un tiempo bajo determinadas circunstancias en Series Selectivas u otros campeonatos, pero sin dudas estas tandas ofensivas en algún momento se armaron y marcaron un hito en sus épocas.

   A pesar del efecto evidente de la crisis económica en el deporte cubano a mediados de la década de los 90, en la isla continuaron surgiendo peloteros de calidad y aunque muchos de ellos abandonarían luego el país en busca de una carrera profesional, algunos dejaron una impronta por su desempeño personal que hicieron historia en los campeonatos nacionales.

   SwingCompleto les propone los diez mejores tríos ofensivos, presentándolos por orden cronológico y dejándoles a los lectores la opción de ubicarlos en el orden de calidad que así entiendan, de acuerdo a sus opiniones particulares y a sus propias vivencias.

Armando Capiró, Pedro Medina y Agustín Marquetti

   Este trío a pesar de no coincidir muchas veces en campeonatos nacionales por diferentes motivos continúa siendo un referente para los aficionados en toda la isla y para los capitalinos en particular.

   Uniendo sus carreras deportivas esta triada temible compiló para 298 de promedio ofensivo, conectó un cuadrangular cada 26.41 veces al bate y remolcó una carrera cada 5.87 apariciones oficiales al plato, para marcar una época en el béisbol cubano.

Héctor Olivera Sr, Antonio Muñoz y Pedro José Rodríguez

   Conformado por un bateador de altos averages y dos tremendos sluggers, este trío se mantuvo en el centro de la alineación de la llamada “Trituradora naranja” a finales de la década del 70 y ha perdurado en la historia como la mejor tanda ofensiva, al menos del centro de la isla.

   Empujaron una carrera cada 4.75 veces al bate, colocándose en el segundo lugar en ese departamento entre los tríos de este listado, además de sacar 740 pelotas del parque (una cada 18.41 turnos) y promediar entre los tres para 300 exactos.

Omar Linares, Luis Giraldo Casanova y Lázaro Madera

   Con dos de los mejores bateadores cubanos de todos los tiempos, esta tríada fue la más atemorizante a mediados de la década del 80 y ayudó a conseguir varios campeonatos para la provincia de Pinar del Río en Series Nacionales y Selectivas.

   Se colocan segundos en esta lista en el acápite de frecuencia de jonrones al disparar uno cada 17.36 comparecencias oficiales a la caja de bateo (dieron en total 980), empujaron además tres mil 383 carreras (una cada 5.02 turnos) y dejaron un promedio al bate de 339, el más alto conseguido entre todos los demás tríos.

Pedro Luis Rodríguez, Romelio Martínez y Juan Carlos Millán

   Nunca pudieron conseguir un título para su provincia por no contar en aquella época con un cuerpo de picheo de calidad, pero estos miembros de la maquinaria habanera de la década del 80, sin dudas hacían temblar a los serpentineros adversarios.

   Nadie los supera en esta selección si hablamos de jonrones por vez al bate, al conectar entre todos uno cada 17.32 apariciones oficiales (785 en total) para demostrar su poderío en las muñecas. Impulsando carreras no se quedaron atrás y trajeron a dos mil 648 compañeros para el plato (uno cada 5.13 veces al bate) y su promedio ofensivo fue de 298.

Fernando Sánchez, Lázaro Junco y Julio Germán Fernández

   Pieza clave fue este trío para que sus Henequeneros alcanzaran dos campeonatos consecutivos a inicios de los años 90. A golpe de batazos se ganaron un puesto en este listado y quedarán en la historia como la tanda matancera más potente del pasado siglo.

   Con 987 cuadrangulares (uno cada 19,34 veces al bate), tres mil 554 remolques (uno cada 5.37 turnos) y un average ofensivo de 297, dejaron un currículo impresionante durante sus años como peloteros activos.

Antonio Pacheco, Orestes Kindelán y Gabriel Pierre

   Este es el trío que cierra una época dorada del béisbol cubano donde prácticamente arrasaban a sus rivales en torneos internacionales. En casa, la unión de estos tremendos toleteros santiagueros conformó la llamada “aplanadora” que logró tres campeonatos consecutivos entre los años 1998 y 2001 para convertirse en uno de los mejores equipos jamás vistos sobre un terreno de pelota.

   Entre los tres promediaron para 316 de average, conectaron mil 77 bambinazos y remolcaron tres mil 858 carreras (más que cualquier otro trío en la historia), sacando una bola del parque cada 17.52 comparecencias oficiales al plato y empujando una carrera cada 4.89 turnos al bate, para terminar terceros en ese acápite entre todos sus contendientes.

Héctor Olivera Jr., Rolando Meriño y Alexei Bell. 2005, 2007, 2008

   Otra vez los santiagueros lograron formar una tríada de lujo cuando cuatro años más tarde estos sluggers se unieron para crear la segunda versión de la aplanadora que al igual que la original se alzaría con tres títulos nacionales entre los años 2005 y 2008.

   Con una frecuencia de un cuadrangular cada 26.50 veces al bate y una impulsada cada 5.49, quedan relegados al final de este listado pero en su momento llegaron a ser los más temidos en los terrenos de beisbol.

   Un average total de 317, 478 jonrones conectados y dos mil 308 remolques, hablan por sí solos de esta tríada que también quedará en la mente de los aficionados por muchos años.

Danel Castro, Joan Carlos Pedroso y Alexander Guerrero

   Los llamados “Leñadores” por su gran poderío ofensivo se lucieron varios años con estos tres hombres en el centro de la alineación tunera, aunque nunca pudieron juntos darle ningún campeonato a su provincia.

   Con un average de 308, una producción de largo alcance de 627 cuatroesquinazos (uno cada 21.69 veces al bate), y dos mil 616 carreras empujadas (una cada 5.20 apariciones); se ganaron el respeto de los lanzadores contrarios y el aplauso de la afición durante el final de la primera década del nuevo siglo.

Yulieski Gurriel, Frederich Cepeda y Eriel Sánchez

   Estos “Gallos de raza” sin dudas formaron una poderosa maquinaria ofensiva durante los años en que se mantuvieron unidos en su natal Sancti Spíritus y en el equipo nacional.

   Nunca pudieron conseguir una corona para su provincia, pero se convirtieron en un azote cruel desde la caja de bateo para sus adversarios al punto de compilar entre todos 853 cuadrangulares y tres mil 587 carreras impulsadas y exhibir un magnífico promedio al bate de 320, terceros entre todos los mejores tríos que han pasado por Series Nacionales.

   Su frecuencia de jonrones fue de uno cada 21.08 apariciones oficiales al plato y remolcaron una carrera cada cinco turnos ofensivos.

Yoennis Cépedes, Alfredo Despaigne y Yordanis Samón

   Llamados “Los tres Villalobos” este tridente de Granma se cansó de darle líneas a sus oponentes durante algunos años, aunque tampoco pudieron lograr juntos una corona para su equipo de los Alazanes, quienes paradójicamente alcanzaron dos consecutivas después de la desintegración de este poderoso trío.

   Entre todos empujaron dos mil 532 carreras, lo que representa una cada 4.57 turnos al bate y es la mejor frecuencia impulsadora lograda por trío alguno en la historia de los campeonatos nacionales. Por otra parte, sacaron 575 pelotas más allá de los límites (uno cada 20.14 apariciones) y promediaron con el madero para 338, quedándose solo un punto por debajo de la triada que ocupa el primer lugar en ese departamento.

6 Comments

  1. Importante y curiosa información Boris. Demuestra con tu trabajo y estadísticas lo grande que ha Sido nuestro béisbol cuando mencionas a estos grandes peloteros. Y vendrán otros, en esta tierra nacen extraordinarios jugadores. Siempre.

    • Es verdad a lo largo de los años Cuba ha dado buenos peloteros desde lanzadores hasta jugadores de posición y espero que sigan saliendo, muchas gracias por sus publicaciones

  2. se que era otro beisbol, donde el bateo no se basaba en dar palos, como estos 10 trios lo hacian, pero por la impronta que dejaron, y por marcar toda una epoca y un estilo de jugar a la palota, hay q recordar a los tres Mosqueteros yumurinos, Wlifredo, Rosique e Issasi

  3. Hay otros trios importantes de la era de la madera y la bola menos viva que si bien es cierto no tienen los # de los?mencionados en su momento fueron muy destacados como: laffita , hechavarria o arias con Elpidio Mancebo; Sarduy miguel Cuevas Sandalio Hernandez , urbano chavez Capiro o Raul Reyes ; montejo Oduardo Blandino, etc.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*