Por Antonio Palma Enseñat

En las ligas profesionales de béisbol los bat flips o el hecho de lanzar el bate luego de lograr una buena conexión, son cada vez más raros de ver. Esto debido a una regla no escrita que los considera irrespetuosos hacia los lanzadores, que incluso puede conllevar a expulsiones.

Sin embargo, en las ligas caribeñas son considerados un show por parte de la fanaticada, aunque en más de una ocasión el pitcher rival se ha desquitado con un pelotazo.

El escenario se dio en el noveno inning, Lotte arriba en la pizarra por diferencia mínima de 2×1 y corredor en la primera almohadilla, en la lomita el cerrador Yang Hyun.

Jung Hoo, quinto madero de Lotte, había tenido una noche fría con el madero, de 3-0 con dos ponches, pero se creció en conteo de una bola y un strike para conectar un picheo rompiente a 72mph con el conectó un lineazo por todo el leftfield que se llevó las cercas rápidamente.

Fue un swing aparatoso que terminó poniendo rodilla en el suelo y luego sobrevino uno de los bat flips más aparatosos que se ha visto en el béisbol. El madero fue a parar bien lejos y, aunque en el video no se aprecia donde cayó es bastante probable que haya ido a parar al graderío.

Finalmente, con ese batazo Jung Hoo decidió el partido, pues su cerrador permitió dos anotaciones en el final de ese noveno capítulo para cerrar el score en 4×3. No lo demoro más, disfrute de esta curiosa jugada.

El inicialista de Lotte Giants parece tener predilección por los bat flips, pues hace poco más de siete años también hizo uno, en esta ocasión para decidir un partido ante SSG Landers. ¿Si Jung Hoo jugara en MLB haría tantos bat flips?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba