Por Gian Franco Gil

Los Medias Blancas de Chicago derrotaron 11×4 a los Angelinos de los Ángeles y Anaheim, en un choque celebrado en el “Angels Stadium”. Con ese resultado se igualó la subserie a un juego por equipo y se definirá el ganador de ese duelo a tres partidos en la jornada del martes, 28 de junio.

Tras salir airosos en el primer cotejo 4×3, los Angelinos tomaron la iniciativa en el partido y marcaron tres carreras en el cierre del tercer episodio. Jonrones de Andrew Velázquez, Mike Trout y Shohei Ohtani, estos dos últimos de forma consecutiva, le agregaron presión al juego de los patiblancos, obligados a ganar para no ceder en el duelo particular.

La respuesta certera de los visitantes apareció justo antes de que acabara la primera mitad del desafío, cuando los de Chicago sacaron la “artillería pesada” y comenzaron a bombardear los lanzadores rivales. Tanto fue así, que explotó el abridor, luego de permitir las carreras del empate, producto de un doble de Seby Zavala y el segundo cuadrangular de la contienda de Josh Harrison.

Oliver Ortega entró por Chase Silseth y retiró a los dos primeros bateadores que enfrentó, casualmente los hombres que encabezan la alineación de los Medias Blancas: Tim Anderson y Andrew Vaughn. Por su parte, Luis Robert que no quería frenar la fiesta envió la bola más allá de los límites del terreno, para ampliar la ventaja del marcador a 5×3.

Si ese capítulo pareció difícil de afrontar por los monticulistas de los Ángeles, lo que ocurrió en el séptimo inning fue un golpe inesperado en las aspiraciones de los locales, que hasta ese momento confiaban en una remontada tardía.

El nuevo ataque ofensivo ocurrió en el séptimo capítulo y lo encabezó el cubano José Dariel Abreu, con doble remolcador de dos carreras y la tranquilidad de la diferencia de cuatro rayitas en el marcador oficial. Luego, los Medias Blancas fabricaron tres carreras más y agregaron otra en el octavo para sentenciar el choque: 11×4.

Los visitantes lograron una producción ofensiva de 17 inatrapables para apuntalar el éxito de Johny Cueto, que consiguió una apertura de calidad, tras permitir solamente tres carreras limpias en seis entradas completas. Además, soportó siete inatrapables, ponchó a cinco y regaló un boleto de libre tránsito. Por su parte, Oliver Ortega sufrió su tercer revés del torneo.

Por otra parte, la cosecha de 11 carreras significó la tercera ocasión que los Medias Blancas superaron la barrera de las 10 anotaciones, todas en la carretera. También, por primera vez en la campaña siete de sus jugadores conectaron múltiples imparables, la mayor cantidad para un partido de Grandes Ligas este año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba