AL BATE CON MODESTO: ¿Podrá imponerse Ariel Martínez en el béisbol japonés?

Aunque faltan muchos encuentros por jugar, esperemos que el matancero Ariel Martínez pueda ser el primer extranjero en tener titularidad en la Liga Japonesa.

Aunque faltan muchos encuentros por jugar, esperemos que el matancero Ariel Martínez pueda ser el primer extranjero en tener titularidad en la Liga Japonesa
Aunque faltan muchos encuentros por jugar, esperemos que el matancero Ariel Martínez pueda ser el primer extranjero en tener titularidad en la Liga Japonesa. (Web Screen Shot)

Por Modesto Agüero

   Muchos han sido los receptores extranjeros que han tratado de trabajar regularmente detrás del plato en el béisbol japonés y ninguno ha logrado su objetivo.

   Digamos que el receptor cubano Ariel Martínez entró con el pie derecho y ha logrado rebasar dos grandes obstáculos: primero la comunicación con los lanzadores japoneses, algo difícil y que él ha superado gracias a su estancia de dos temporadas en Ligas Menores, además de su juventud, ya que tiene solo 24 años.

   Aunque únicamente ha jugado tres encuentros como receptor de Chunichi al más alto nivel, el cubano parece tener todo lo necesario para constituir una excepción y convertirse en el primer extranjero en triunfar en esta difícil posición en la Liga japonesa.

   Más de 16 receptores importados han fracasado en el intento de mantenerse como regulares en esta Liga. Los últimos fueron en 2010 dos jóvenes venezolanos Kevin Moscatel y Alejandro Segovia quienes no pasaron de Ligas Menores.

   La relación de receptores extranjeros que han fracasado en Japón la inició el estadounidense “Bucky” Harris Galliard, quien llegó a Japón en 1936, luego le siguieron sus compatriotas Jun Hirota (1952), Charlie Hood y Mitsuru Watanabe (1953), Charlie Lewis y Sal Recca (1954), Don Bussan (1955), Noboru Fujishige (1956), Ron Bottler (1959), Dick Kamiya (1961), Nick Testa (1962), Adrian Garrett (1977),   Mike Díaz (1989), el dominicano Francisco Cabrera (1994) y el australiano Dave Nillson (2000).

   El principal obstáculo es el idioma, ya que es necesario comunicarse con el lanzador sin un intérprete. Otro es la filosofía del picheo japonés, diferente al occidental. En Estados Unidos y Latinoamérica el pitcher reta al bateador con su mejor lanzamiento, en Asia trata de sacarle out engañándolo con un picheo malo. Por lo tanto, un receptor extranjero debe adaptarse a esa filosofía de pitcheo.

   Aunque faltan muchos encuentros por jugar, esperemos que el matancero Ariel Martínez pueda ser el primer extranjero en tener titularidad en la Liga japonesa, su debut como regular con el equipo grande no pudo ser mejor al conectar tres indiscutibles en cuatro turnos.

Estadísticas en Series Nacionales:

SNVBCH2B3BHRCIAVEOBPSLU
2205395972738288392444

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*