EN MODO POSTEMPORADA: Randy Arozarena la mandó a 422 pies

May 20, 2021
La jornada comenzó movida para los cubanos que juegan en las Grandes Ligas

Por Franco Miguel Alvariño

La jornada comenzó movida para los cubanos que juegan en las Grandes Ligas (MLB por sus siglas en inglés). El pinareño Randy Arozarena, sonó su séptimo cuadrangular de la presente temporada, para impulsar tres carreras en la segunda entrada frente a los Orioles del Baltimore.

El swing del cubano fue impresionante, golpeó una recta alta con una aceleración de sus muñecas tal, que alcanzó una velocidad de salida superior a las 111 mph. De esa forma el batazo frente al derecho Dean Junior Kremer viajó hasta los 422 pies del jardín central.

En conteo de dos bolas sin strikes y un out en la pizarra, Arozarena encontró a Kevin Kiermaier y Brett Phillips en las almohadillas. Como dato curioso, en esa cuenta el vueltabajero acumula cinco indiscutibles en siete turnos, de ellos tres cuadrangulares y nueve carreras impulsadas. Sin dudas es el conteo donde alcanza mayor efectividad en sus conexiones. Por otra parte, en 3-0 todavía no le ha hecho swing a un lanzamiento, lo que demuestra disciplina y paciencia en el plato.

Randy disparó cuadrangular por segundo día consecutivo frente a los Orioles y llegó a cuatro en su carrera como ligamayorista frente a esa franquicia, de igual forma significó su cuarto vuelacercas en el mes de mayo, además de alcanzar las 12 carreras impulsadas en el segundo mes de competencia.

Si bien antes de comenzar la campaña, el explosivo jugador criollo se vislumbraba como uno de los principales candidatos a Novato del Año en la Liga Americana, su presente es bien diferente y se debe, en gran medida, a las actuaciones de dos latinos. Uno de ellos es Yermín Mercedes, jugador de la República Dominicana que representa a los Chicago White Sox, y el otro es un compatriota, José Adolis García, quien juega para los Rangers de Texas.

Para revertir la situación y emparejar la pugna con los otros dos contendientes, Randy tendrá que mejorar las estadísticas que exhibía antes del inicio del choque de este jueves, 20 de mayo. El jardinero ostentaba 41 imparables en 153 turnos oficiales al bate, de ellos seis jonrones, siete dobles y 39 carreras producidas, para una línea ofensiva de .268/.360/.431.

Al término de la redacción de esta nota, Arozarena había visitado el rectángulo de bateo en tres ocasiones, con un imparable, por lo que su promedio ofensivo subía hasta .269. Ahora disfrute del cuadrangular de Randy Arozarena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *