DOMINIO y CAMPEONATO: Odrisamer Despaigne hizo de Corea su patio de ÉXITO

Por Juan Páez

Para Odrisamer Despaigne, la temporada 2021 de la Organización Coreana de Béisbol (KBO, sus siglas en inglés) fue de pura evolución. Si bien es cierto que su primera campaña en el béisbol coreano (2020) no fue negativa, le faltó la consistencia que finalmente encontró en la recién finalizada campaña, en la que su equipo (KT Wiz) se tituló campeón por primera vez en su historia.

El experimentado derecho fue uno de los brazos más resistentes en la KBO. Realizó 33 aperturas, tiró 188.2 innings, terminó con récord de 13-10 y efectividad de 3.39. En su labor, permitió 175 hits, 71 carreras limpias, solo 10 cuadrangulares, dio 78 bases por bolas y retiró a 165 contrarios por la vía del tercer strike. Su WHIP quedó en 1.34, los contrarios le batearon para .243 de average y realizó 21 salidas de calidad, igualado en el primer lugar con su compatriota Ariel Miranda.

Despaigne fue un verdadero caballo de hierro en esta edición de la justa coreana. Aparte de liderar la liga en innings lanzados (segunda vez en dos temporadas), fue el único serpentinero en realizar un mínimo de tres mil pitcheos (3405). Estos dos datos hablan de la durabilidad del Despa en el montículo. 

Odrisamer estuvo inmenso en los primeros tres meses del campeonato, un periodo en el que permitió 25 carreras limpias, dejó efectividad de 2.44 y lanzó 92.1 episodios. En esos tres meses obtuvo ocho de sus 13 victorias. Luego vinieron tres meses tambaleantes, pero pudo cerrar de gran manera, incluso con un papel clave en la conquista del inédito campeonato por parte del KT Wiz.

Luego de superar periodos difíciles en agosto y septiembre, el diestro se recuperó para afrontar el último mes de ronda regular. En octubre, lanzó 32.1 entradas y quedó con efectividad de 3.06, con solo un jonrón permitido y 16 ponches propinados.

Lo mejor de todo para Despaigne llegó el 17 de noviembre, en la Serie de Corea frente al Doosan Bears. En duelo cubano ante Miranda en el tercer enfrentamiento de la serie y con el KT Wiz arriba 2-0 en la instancia definitoria, Despaigne tuvo una salida memorable. Se llevó la victoria y dejó a su club a un triunfo de la gloria, al lanzar 5.2 innings en blanco, de dos hits, dos boletos y cuatro ponches. Todo en lo que fue una de las salidas más importantes en mucho tiempo para Odrisamer, que le valió incluso el honor de Jugador Más Valioso de la final.

El exgrandeliga tiene 34 años de edad y cumplirá 35 el próximo 4 de abril, pero sigue siendo un brazo de nivel en cualquier liga en la que ve acción. Ahora como campeón del torneo, su próxima campaña tendrá retos en lo individual: seguir mejorando para dejar huella en el torneo asiático, en el que entrará a su tercera campaña en 2022.

Para no perderse los resúmenes de los peloteros cubanos que vieron acción en 2021 tanto en Grandes Ligas como en las Ligas Menores, haga clic aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba