RUMOR: CIERRE PATRONAL sigue, y podría ser un 2022 sin béisbol

Por Dency Milán

Comenzó la primera semana del año 2002 y todos esperábamos la gran noticia de que el cierre patronal llegara a su fin, pero la realidad es otra, y aunque no hay nada dicho de forma oficial, continua el rumor de que las partes no se ponen de acuerdo.

Más de un mes (2 de diciembre de 2021) lleva paralizado el acuerdo entre MLB y MLBPA. En el momento del primer contacto pareció un reconocimiento al terreno donde iban a estar ambas partes, y con el comienzo del año todos auguraban que era sentarse y resolver todo rápido y tranquilo. La realidad es otra y los rumores no hacen más que incrementarse, y empiezan a sonar las alarmas.

Luego de este tiempo se esperaba que al inicio de año Grandes Ligas y la Asociación de Jugadores de la MLB discutieran cuestiones económicas fundamentales. Desde entonces, el calendario ha cambiado, pero todavía no parece haber conversaciones en el horizonte. Bob Nightengale de USA Today informa (en Twitter) que actualmente no hay un calendario para la próxima serie de discusiones sobre negociación colectiva.

Nightengale agrega que las partes se han reunido dos veces desde que MLB instituyó un cierre patronal en las primeras horas de la mañana del 2 de diciembre. Esas conversaciones, como se esperaba, se refirieron estrictamente a cuestiones no relacionadas con la economía central. Son esos problemas económicos clave (es decir, la estructura de tiempo de servicio del juego, el impuesto al equilibrio competitivo y la posible expansión de los playoffs) los que son de mayor importancia para ambas partes. Encontrar una solución mutuamente aceptable sobre estos temas parece ser el aspecto más difícil y que requiere más tiempo de las negociaciones.

Con solo seis semanas para el inicio de los entrenamientos primaverales, si las partes no se ponen de acuerdo será difícil, pero lo primero que deben hacer según las palabras de muchos entendidos y fanáticos del béisbol, es que fijen una fecha de la reunión, porque eso sería el primer paso para ver una intensión real de resolver el problema de negociación. Tras el cierre patronal, tanto el comisionado Rob Manfred como los miembros clave de la MLBPA (incluido el director ejecutivo Tony Clark, el negociador principal Bruce Meyer y jugadores con roles de liderazgo en el sindicato) han expresado su deseo de volver a la mesa de negociaciones.

Sin embargo el destacado comentarista Enrique Rojas de ESPN daba por sentado que hoy arrancaba el período clave para resolver el conflicto laboral de MLB, sin que llegue a afectar calendarios de entrenamientos y temporada regular. A eso expresó: Lo anterior fue tiempo para armarse las partes, ahora van al real campo de batalla. 

En cambio, parece que será necesario que se acerque una fecha límite que estimule la conversación. En este punto del calendario, ninguna de las partes está lidiando con el nivel de presión financiera que enfrentarían si la amenaza de cancelaciones de juegos se volviera más tangible. Los propietarios de la liga no corren un peligro inminente de perder ingresos de la puerta, mientras que los jugadores aún no se enfrentan a la posibilidad de renunciar a los controles del juego.

Otra variable que juega a favor de la timidez de las partes implicadas, es la situación epidemiológica que atraviesa ahora mismo el mundo con la pandemia del virus que produce la COVID-19. Muchos estiman otra ola de contagio para este principio de año, y como tal le daría un motivo a los dueños a intentar enfriar la situación, y quizás asegurar una temporada más corta de MLB bajo sus términos. Hay varias cifras y números que juegan a favor de un lado y otro, pero el tema de ingresos por asistencia a las instalaciones ha bajado considerablemente, de una media de 28.317 en 2019 a 18.900 en 2021, tienen un punto a no incentivarse a llegar a parte de un acuerdo. Toda esta asistencia ha cambiado por el protocolo de la pandemia en gran medida. Y la pandemia está activa, por lo que sería una variable importante.

Muchos de los fanáticos han pedido que se tome un acuerdo como principal acción, donde se pueda presionar a estas dos partes que juegan con sus intereses en detrimento del deporte, sino se ponen de acuerdo que se mantenga el interior.

Hay un punto, que en la manera de ver este problema también afecta, y es la gran noticia de que los gastos de las Ligas Menores en cuanto a gastos de hospedaje y otras cuestiones serán mejorados, es cierto que MLBPA no representa a las Ligas Menores, y no le interesa esto, pero a los dueños si les debe interesar, porque todo saldrá del mismo saco, aunque no parece un punto en la agenda, creo que también es un balance negativo para los propietarios, porque esta decisión de mejorar las condiciones de los atletas menores (hecho destacable y aceptado) sacará dinero del mismo bolso de ganancias que genera el deporte. Al menos que una fuente externa o el estado asuma el gasto importante, cosa que parece imposible.

Lo cierto que los entrenamientos empiezan el día 26 de febrero con las primeras llamadas a los jugadores y en esa fase a los jugadores no se les paga salario y es más entrenamientos que juego, si esta parte de exhibición genera ingresos económicos, y aunque se extienda el proceso de negociación, cuando las partes se pongan de acuerdo habrá que dar tiempo que los equipos entren en preparación para la temporada, lo que haría acortar el calendario e incluso suspenderse la temporada. Además de haber un mercado de agentes libres por definir bien importante. Por supuesto, los agentes libres actuales (y algunos jugadores en el limbo de DFA) se enfrentan a una incertidumbre laboral continua debido a la prohibición de las transacciones de las Grandes Ligas mientras hay cierre patronal. Todo eso pesa en las partes que no se ponen de acuerdo, pero ambas parecen estar interesadas en demorar, o podría ser una estrategia de ambas partes para lograr lo que pretenden.

Te puede interesar: Todo lo que necesitas saber sobre el cierre patronal de MLB

Lo cierto es que se ven dos partes que tienen mucho dinero en pos de decidir quién necesita más, que lo que necesita el del deporte en sí. Todos tenemos claros que el béisbol de Grandes Ligas es más que un deporte, sino que también forma parte de un negocio multimillonario.  Ahora mismo los más afectado son las partes que no pueden opinar o mediar, que serían el juego en sí, los jugadores y fanáticos que lo siguen. El punto final es que está matando el deporte con estas disputas de poder, más que resolver el problema del béisbol. ¿Podríamos tener un 2022 sin béisbol?… ¡Todo parece indicar que vamos camino a eso!

Por ahora sin nada cierto, los rumores empiezan a correr de una fecha límite del 1 de febrero como la última para negociar por libre espontaneidad, y el 1 de marzo para ya estar definido. Para así cumplir con Día Inaugural el 31 de marzo. Por el bien del deporte esperemos que se logre un acuerdo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba