Por José Alejandro Rodríguez Zas

Desde entonces, se desarrolló una batalla legal que llegó a su fin este miércoles 24 de agosto, justamente el «Día de Kobe Bryant» o el «Mamba Day», declarado por la Ciudad de Los Ángeles desde el año 2016, justamente en alusión a que Bryant es el único basquetbolista en la historia de la NBA al cual se le han retirado dos números por la misma franquicia, el 24 y el 8, ambos con los Lakers.

Precisamente, este miércoles, se hizo justicia finalmente, cuando un jurado ordenó al condado de Los Ángeles que pagara a la viuda de la estrella de los Lakers, Vanessa Bryant y a otro hombre, Chris Chester (perdió a su esposa en el accidente), un total de 31 millones de dólares en daños.

«Salí corriendo de la casa», testificó Vanessa el viernes pasado en un tribunal federal de Los Ángeles. «Me derrumbé y lloré, y quería correr calle abajo y gritar», agregó la viuda, sintiéndose traicionada por los agentes, en quienes había confiado la privacidad de su familia, amplió la citada fuente.

«Esperaba que tuvieran más compasión y respeto. Mi esposo y mi hija merecen dignidad», concluyó.

Durante el juicio celebrado, los abogados de la familia Bryant documentaron cómo las fotos habían sido mostradas desde los teléfonos de los agentes y los bomberos que participaron en la escena del accidente a diferentes personas más, incluyendo a un cantinero en Norwalk, a sus cónyuges y demás compañeros de trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba