Estelar pelotero de Industriales hizo algo con su cuerpo que lo convirtió en el primero de Cuba

Por Yasel Porto

El destacado jugador Jorge Enrique Alomá ya comenzó sus entrenamientos con Industriales de cara a la venidera Serie Nacional de la pelota cubana, en la cual el experimentado infielder habanero sabe de su gran responsabilidad dentro del conjunto. Tanto su defensa como el aspecto ofensivo necesitan del aporte de quien llegó a estar en un momento dentro de la selección nacional por su buena labor a nivel interno.

A sus 32 años de edad Alomá enfrentará la nueva contienda con un nuevo look, y más que eso, con algo que a diferencia de pelados y alguna pieza en particular para su vestimenta lo acompañará hasta el último día de su vida.

Desde hace mucho tiempo los tatuajes se han convertido en algo habitual entre hombres y mujeres. Si décadas atrás el marcarse el cuerpo era una práctica de unos pocos a los que la sociedad miraba con rechazo por tal hecho, en el mundo de hoy cada vez resulta más raro encontrarse a alguien que no tenga algo en su cuerpo. Más pequeño o más grande, más o menos visible, con disímiles formas, pero el tatuaje es algo que en la actualidad se ve con un atractivo especial entre la mayor parte de la sociedad.

Muchos deportistas han adornado su cuerpo con tatuajes y allí se incluyen también los cubanos, tanto los que ha emigrado como los que todavía residen en la Isla. Hay peloteros, como por ejemplo Aroldis Chapman y Yoan López, con un nivel de afición por ellos al extremo de tener casi todo su cuerpo cubiero por algún tipo de símbolo en texto o imagen. De hecho en el caso del «Misil» tiene tatuado en su brazo de lanzar la cifra récord de velocidad, que además de representar su mejor registro también lo es para las Grandes Ligas.

Y volviendo al torpedero e intermedista de los Leones, reciemente se marcó su espalda de una forma muy particular. Según el propio Alomá decidió hacerse un tatuaje en esa zona del cuerpo con su número 9 porque no tenía conocimiento de un antecedente en tal sentido, al menos entre peloteros cubanos.

Ese es un número usado en Industriales por uno de los peloteros más legendarios que han jugado en Series Nacionales, Armando Capiró Lafferté, pero que ha acompañado también a Alomá casi desde sus inicios mismos. «Siempre me gustó mucho ese número, que también usó alguien a quien admiré mucho como Doelsis Linares. Y después que lo empecé a usar no lo abandoné prácticamente nunca. Quise hacer algo con el número y mi apellido, y como quiera que me gustan tanto los tatuajes pensé en algo bien original», me confesó el natural del capitalino municipio Arroyo Naranjo.

El trabajo artístico corrió a cargo de César Bernal, uno de los mejores que hay en La Habana hoy por hoy en ese tipo de oficio tan demandado en estos tiempos.

Después de la eliminación de Metropolitanos Alomá se convirtió en un pelotero de cambio dentro de Industriales. Tal situación lo hizo mudarse para otros equipos en la Serie Nacional y fue en ese momento que sus resultados explotaron considerablemente. Brilló con Sancti Spíritus, Artemisa y como refuerzo de Las Tunas en la temporada que los dirigidos por Pablo Civil se alzaron con la corona por única vez en su historia (bateó 376 con 14 jonrones y 66 remolques). Fue precisamente cuando recibió la oportunidad de jugar con la selección nacional (2019) y luego retornó a la capital con la esperanza de mantener su nivel.

Sin embargo las lesiones han sido el principal enemigo de un jugador que ahora se está enfocando fuerte desde el comienzo de la preparación para así revertir lo sucedido en los dos últimos años. No obstante, su más reciente temporada con los azules fue bien favorable tras compilar para .317 con 5 jonrones y 39 carreras impulsadas. En una década de actuación (debutó con Metros en 2008-09) tiene promedio de bateo de .278.

Alomá junto al artista César Bernal

3 comentarios en “Estelar pelotero de Industriales hizo algo con su cuerpo que lo convirtió en el primero de Cuba”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba