Víctor Víctor Mesa: «Estoy confiado en que puedo jugar a este nivel»

March 4, 2021
Los Marlins desean ver mayor madurez en sus turnos al bate, para cuando llegue el momento su permanencia en el Big Show sea prolongada.

Por Franco Miguel Alvariño

Quizás haya quedado en el olvido su debut en las Series Nacionales. Tal vez pocos recuerden que solo necesitó 17 años para llegar al máximo nivel del béisbol cubano. Lo cierto es que, a pesar de su renombrado apellido, desde que saltó a defender las praderas de Matanzas dio muestras de su talento.

Víctor Víctor Mesa hizo su debut en la temporada 52 del campeonato cubano, allá por el lejano 2013. Su primer partido oficial lo efectuó con la selección de Matanzas y fue su propio padre quien le dio la oportunidad de probarse al más alto nivel. Esa campaña no fue buena para él, si de ofensiva se trata. El mayor de los hijos de Víctor Mesa solo pudo conectar 48 imparables en 248 veces al bate, para un ínfimo promedio de .194, con 22 carreras impulsadas y 33 anotadas, acumulando 11 extrabases, de ellos seis dobles, cuatro triples y un cuadrangular, el primero en su carrera.

Aún teniendo una mala campaña con el madero, hacemos énfasis que fue al bate, porque en aquel entonces el novato mostraba excelentes condiciones a la defensa, por lo que su padre le dio la oportunidad de jugar en los playoffs. En estos conectó diez indiscutibles en 37 oportunidades para un promedio de .270, mejorando considerablemente lo que hizo en la temporada regular.

Su última temporada en Cuba, siguiendo los pasos de su progenitor, fue en los Industriales. Conjunto al que llegó y también le dieron la posibilidad de desempeñarse en varias ocasiones como regular, a pesar del poderío que tenía ese elenco en los jardines.

Su incursión en los azules de la capital fue en la temporada 57, en los años 2017-2018. En esta temporada vio acción en 30 desafíos y solo logró ligar 29 indiscutibles en 108 apariciones al home plate. Su producción de largometraje también estuvo floja, con dos jonrones y cinco biangulares.

Así terminó su pasó por la serie cubana, donde su mejor temporada fue la 56 en la que en 70 partidos disputados acumuló 90 imparables en 254 turnos al bate para un sorprendente .254 de average y .399 de promedio de embasado. También amplió su producción de extrabases con 14 dobles, seis triples y siete jonrones, en total fueron 27 batazos de larga distancia. Estos números, unidos a su rendimiento defensivo, en el que sobresalía un excelente brazo le abrieron las puertas al equipo Cuba en el cuarto Clásico Mundial de Béisbol.

En 2018, con un sueño bien ambicioso, Víctor Víctor emigró en busca de jugar en el mejor béisbol del mundo. Con seis Series Nacionales de experiencia y 22 años el mayor de los Mesa, se presentó ante los Miami Marlins para intentar conseguir un contrato profesional que lo ubicara cerca de la Gran Carpa.

De esa presentación salió con un bono de 5.25 millones de dólares. A partir de ese momento solo ha logrado participar como profesional en una sola campaña, un año después de su firma, en el 2019. En ese entonces alternó sus participaciones en Clase A avanzada y Doble A. En esa oportunidad acumuló línea ofensiva de .235/.274/.263, esto con 109 inatrapables, siete dobles y tres triples. Además anotó en 45 ocasiones e impulsó a 29 compañeros. Mesa jugó 116 partidos y tuvo 464 veces al bate, pero por lo que más impactó a la gerencia de Miami fue por sus habilidades defensivas y sobre todo por su excelente brazo.

Esta temporada, con 24 años y después de haber perdido una temporada por la presencia de la Covid-19, Víctor V. Mesa es el único cubano que se encuentra en los 72 jugadores que conforma la preselección de los Miami Marlins en el presente Spring Training.

Sobre su presencia en los juegos primaverales y su cercanía al primer equipo de los peces, recientemente Víctor, ofreció declaraciones al diario digital americano El Nuevo Herald.

«Me siento bien, mucho más confiado en como funcionan las cosas, como relacionarme con los demás y confiado en que puedo jugar a este nivel», confesó el jardinero cubano, quien se encuentra en su tercera primavera con los de la Florida, y aunque su equipo tienen bien definido los jardineros, él se muestra optimista a que esta campaña pueda ser la de su debut.

Su crecimiento deportivo no pudo ser tan evidente, pues después de obtener el Guante de Oro en la liga de otoño del 2018, los Marlins esperaban su despunte en la granja, pero la aparición repentina de la pandemia que azotó al mundo entero lo impidió.

«Creo que al principio fue difícil como para todo el mundo, porque es complicado de pronto saber que no habrá temporada, pero luego me enfoqué en trabajar, en corregir errores. Trabajé muchísimo dentro de casa para fortalecer el físico y eso es lo que deseo mostrar en la primavera», declaró Víctor al mencionado medio.

El jardinero tuvo su primera oportunidad en la Liga de la Toronja, en un choque frente a los Cardenales Sant Luis, partido que concluyó cero a cero en siete entradas. Víctor Víctor, quien no debe de tener grandes oportunidades en estos juegos de primavera comenzará, seguramente, su andar por las menores, aunque se espera su debut en algún momento de la temporada. Así lo aseguró el director Don Mattingly, quien reconoció en exclusiva a El Nuevo Herald, que por su defensa, el hijo mayor de Víctor Mesa está listo para debutar en las Ligas Mayores, aunque los Marlins desean ver mayor madurez a la hora de asumir sus turnos al bate, para cuando llegue el momento su permanencia en el Big Show sea prolongada.

5 comentarios en “Víctor Víctor Mesa: «Estoy confiado en que puedo jugar a este nivel»”

  1. Honestamente no entiendo cómo los que saben de pelota en las GL, no se dan cuenta qué ese sr es un bulto, no batea en ninguna liga y de poder nada de nada, jugó en Cuba e hizo equipo nacional por “palanca” de su padre.

  2. Nos alegra triunfe y brille como lo hizo su padre defendiendo los colores de nuestra bandera. Son otros tiempos, adelante y nunca pierdas tu sencillez y humildad

  3. Hermano no te pongas bravo pero tu al igual que todos en esta isla si no tienen una buena palanca no llegan ni a la esquina, allá no funciona así y te vas a dar duro contra el piso cuando veas que ya papi no puede hacer nada, tu papá fue un gran pelotero pero como les pasa a muchos se le subió la fama para la cabeza por eso terminó su carrera en Cuba papelazo tras papelazo piensa con mente fría y habla poco y demuestra más.

  4. Como describe el periodista jugó por la perra palanca de su padre, por si sólo no ha demostrado nada ni va demostrar, lo que no nace no crece dice un viejo proverbio cubano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *