Por Boris Luis Cabrera.

Hoy quiero hablar de esos hombres que se mueven alrededor de un partido de béisbol. Aquellos que no dan jonrones, ni hacen atrapadas magistrales, y muchos menos se paran en un montículo a tratar de dominar contrarios, pero son imprescindibles para el desarrollo normal del juego.

Quiero hablar de anónimos y de injusticias, de aquellos olvidados que se sostienen en pie por una pasión, esos que solo respiran cuando sienten ese olor a yerba recién cortada, a cuero viejo y a la humedad que sale de los pasillos de los estadios de pelota.

Hombres que son víctimas del mismo amor que sienten por este deporte y son pisoteados a conciencia porque morirían fuera del bullicio del público y el sonido seco de la madera cuando golpea las pelotas.

¿Han pensado alguna vez cuánto ganan los anunciadores de los estadios, los trabajadores que cuidan los palcos y los cargabates de los equipos?

He conversado con todos ellos y siento vergüenza ajena. Una sensación de impotencia y un deseo tremendo de emprenderla contra molinos de vientos cuando he descubierto el salario irrisorio que reciben estos hombres.

Nueve pesos cubanos por juego cobra el anunciador del Latinoamericano, los cargabates no están en la nómina de pago de los equipos y los trabajadores de los estadios me hablaron de una cifra que no me atrevo a decir porque me parece increíble.

¿Alguien se ha detenido a pensar por un momento en estos hombres? ¿De qué manera mantienen a sus familias y satisfacen sus necesidades más elementales?

¿Por qué dentro de las últimas reformas salariales no se contemplaron a estos sacrificados e imprescindibles personajes?

Es un bochorno tremendo que existan estos trabajadores viviendo prácticamente de limosnas y de la buena fe de amigos o aficionados. Considero inadmisible e injustificable estas cosas y hay que corregirlas cuanto antes.

¿Qué sería de un partido de béisbol sin un anunciador oficial, sin ese cargabates multioficios que lo organiza todo sobre la grama antes y después de terminados los choques, de esos trabajadores que mantienen el orden y el cuidado de palcos y gradas?

Al preguntarle una vez al anunciador oficial del estadio Latinoamericano, Rodolfo Martínez, me dio esta respuesta:

“La razón es simple, me gusta el beisbol, lo amo y lo adoro. El beisbol para mí es la vida misma, por eso vengo aquí todos los días aunque me paguen 9 pesos cubanos y gaste 10 en un taxi para llegar a tiempo”

Esa respuesta humilde que eriza la piel, es la misma que dirán todos ellos, pero no se puede permitir. Nuestro deporte nacional no se levanta solo con entrenamientos y nuevas estructuras de competencia.

Hay que velar cada detalle, atender a cada persona desde la gloria deportiva retirada hasta el más simple de los seres anónimos que lo sostienen. Eso no depende de problemas coyunturales ni de bloqueos imperialistas.

Nos vemos en el estadio.

13 comentarios en “¡VIVIENDO DE LIMOSNAS!!! Vergonzosos salarios de la pelota cubana y otras injusticias”

  1. Fabuloso escrito tiene que llegar el dia que caiga esa venda basta ya son unos ladrones y escupiendo oprobios contra un tercero carcteristica de una dictadura como la que se vive en cuba cuando un obrero no conoce la carne de res y los burgueses se hartan son barrigas comiendo de todo ese es el verdadero comunismo la patria de muchos parasitos aprovechados escuche en programa radial serio que los arbitros del VAR podriamos llamarlo asi no cobran por eso es gratis lo dijo un arbitro que por cierto estuvo en la final detras del home play es vergonzoso lo que se vive en cuba y llorando por una serie del caribe y son tan descarados que culpan a otro; Boris lo felicito escribiste con el corazon ojala no te cueste si estas en cuba pues la verdad es un delito alla .

Responder a Carlos Aleman Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba