Yadir Drake: «No me olvido de dónde vengo y quien soy»

De una calidad humana admirable, “La pantera de los cocodrilos” jamás olvida sus orígenes y se ha robado más de una vez titulares en los medios deportivos por sus ayudas y donaciones a los que más lo necesitan.

De una calidad humana admirable, “La pantera de los cocodrilos” jamás olvida sus orígenes y se ha robado más de una vez titulares en los medios deportivos por sus ayudas y donaciones a los que más lo necesitan.
De una calidad humana admirable, “La pantera de los cocodrilos” jamás olvida sus orígenes y se ha robado más de una vez titulares en los medios deportivos por sus ayudas y donaciones a los que más lo necesitan. (Web Screen Shot)

Por Boris Luis Cabrera

   Cuando se conoció que Yadir Drake vestiría otra vez la camiseta de Matanzas en la Serie Nacional, un estallido de alegría recorrió la provincia. “La pantera”, como lo llama la fanaticada, había anunciado que una vez concluido el proceso de legalización de su estatus y apenas terminara su compromiso en las ligas mexicanas, se incorporaría con los Cocodrilos para la etapa de los playoffs.

   Sin embargo, la cancelación este año de la temporada de la Liga Mexicana de Béisbol (LMB) a causa del coronavirus, ha acelerado su llegada a la tierra de los actuales campeones nacionales y es muy posible que lo veamos patrullando uno de los jardines en la jornada inaugural con su chamarreta roja con ribetes amarillos.

   «Por ahora siguen cerrados los vuelos hacia Cuba, pero si en agosto puedo salir, tengan la seguridad que estaré allí aportando a la causa de Matanzas en la Serie Nacional», confiesa Drake a SwingCompleto.

   Drake nació para estar dentro de un terreno de béisbol. Después de debutar en los campeonatos nacionales con apenas 19 años y desempeñarse como jugador de cambio en par de temporadas, emigró en 2011 rumbo a México, en una embarcación empujada por fuertes vientos caribeños de sueños y esperanzas.  

   Desde entonces, el talento del yumurino se ha esparcido por varias ligas beisboleras y las herramientas que dispone para este deporte se han desarrollado al máximo de su capacidad.

   En su currículo, más allá de firmar un contrato de Ligas Menores con los Dodgers de los Ángeles en 2014, aparece su incursión en el Premier 12 de 2015 con la franela de México, equipo al que ayudó a lograr el cuarto puesto en esa competencia.

   En estos últimos años ha jugado en la Liga Venezolana de Béisbol (LVBP) con los Tigres de Aragua, en la Liga Japonesa con los Hokkaido Nippon-Ham Fighters, en las ligas mexicanas de invierno y verano con equipos como los Algodoneros de Guasave, los Generales de Durango y los Sultanes de Monterrey, siendo elegido con estos dos últimos conjuntos para el Juego de las Estrellas.

   De una calidad humana admirable, “La pantera de los cocodrilos” jamás olvida sus orígenes y se ha robado más de una vez titulares en los medios deportivos por sus ayudas y donaciones a los que más lo necesitan, tanto para los residentes del poblado yucateco del Cuyo (donde jugó algún tiempo como semi-profesional) como para sus compañeros del equipo yumurino. 

   «Yo en Cuba no tenía nada. Sé por lo que pasan muchos jugadores. Cuando jugaba en las Series Nacionales recibía la ayuda de algunos de mis amigos. Es el caso de Demis Valdés que es mi vecino y casi mi hermano porque nacimos el mismo día, pero en diferentes años y sus hijos también comparten nuestra misma fecha de nacimiento. El mismo Jefferson Delgado y los padres de Moisés Esquerre me ayudaban mucho también. Por eso no me olvido de dónde vengo y quien soy. Si vas a cambiar, cambia para bien, a veces a muchos se le olvida eso», comenta con orgullo.

   A sus 30 años, Yadir Drake es un jugador maduro y ahora mismo se encuentra en la cúspide de su carrera deportiva. Algunos se preguntan cuáles son las razones para que un jugador profesional esté dispuesto a jugar en Cuba donde recibirá muy pocos beneficios económicos, pero el matancero tiene la respuesta.

   «Quiero jugar en Cuba por una promesa familiar que hice y ahora más al quedar suspendida la temporada de béisbol acá en México. No quiero quedarme sin jugar tanto tiempo. Desde diciembre cuando terminó la Liga del Pacífico no lo hago. Me viene como anillo al dedo jugar en Cuba para prepararme y apoyar a mi provincia también. Es verdad que ganaría muy poco económicamente, pero lo poco que me den lo utilizaré aquí en mi casa para lo que haga falta».

   La ocasión parecía propicia para preguntarle a Drake por el deseo de otros de sus compañeros cubanos de aprovechar este parón para venir a jugar la temporada en Cuba, pero el toletero solo se limitó a decir: «Si, hay unos cuantos que quieren ir a Cuba, pero me reservo el derecho de nombres».

   Sabemos que un jugador profesional tiene que cumplir a veces con ciertas restricciones de su club que pueden limitarlo al irse a jugar a otras tierras pero en este caso Drake tiene libertades.

   «No tengo ninguna restricción, solo que debo cuidarme para no llegar lesionado, pero eso es algo que hace cualquier pelotero. Por otra parte, también tengo que cumplir mi contrato en la Liga del Pacífico que comienza en octubre y tengo que estar allá en la última semana de la pretemporada con mi equipo de los Algodoneros de Guasave. Luego regresaría para jugar los playoff con Matanzas si es necesario», nos dice.

   Confiesa que su gran sueño es quedar campeón en la Liga del Pacífico y con su equipo Matanzas en la Serie Nacional, mientras evoca la tremenda alegría que le provocó su título en la pasada campaña.

   «Lo disfruté mucho. No estaba allí en el terreno de juego, pero mi espíritu estaba todo el tiempo con ellos en el banco», comenta.

   «Es imposible que no sienta por mi provincia. Allí nací, me crié, me desarrollé como jugador y es donde viven parte de mis viejos amigos», añade.

   Antes de terminar la conversación, “La pantera” quiso dejarles un mensaje a los aficionados matanceros.

   «Quiero decirle al pueblo de Matanzas, a todos esos que siempre me apoyaron desde que era un niño, que voy a ir a aportar a la causa, no ha demostrarle nada a nadie. Solo quiero divertirme y jugar con seriedad. Voy a disfrutar y a estar con mis compañeros que hace 10 años no juego con ellos».

2 Comments

  1. Ojalá que otros de la suspendida LMB, vengan a jugar esta serie a Cuba. Soy Industrialista, pero me agrada mucho esta noticia y estoy espectante por ver a Drake jugar.

Responder a Dichel soñador azul Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*