Por Robiel Vega

Es cierto que en más de una ocasión ha tenido problemas extradeportivos sobre todo a causa de su explosivo temperamento dentro de un partido de béisbol, pero sin dudas es un jugador que se da a querer por los millones de aficionados, cubanos y no cubanos que lo han seguido a lo largo de los años, incluso en la lejana Corea del Sur.

Durante el partido desarrollado en la jornada del domingo, 11 de septiembre, entre el Kiwoom Heroes y el KT Wiz y que concluyó con victoria para los primeros de 5×0, Yasiel estuvo en modo intratable, al conectar tres imparables en cuatro turnos, con una anotada, un ponche y una vez cogido robando, para aumentar su línea ofensiva a .278/.366/.468/.834 (AVE/OBP/SLG/OPS). 

El cienfueguero siguió dejando números impresionantes en septiembre, con un average de .353 (34-12), un jonrón, cuatro empujadas e igual número de remolques en nueve desafíos, además, superó la cantidad de hits lograda en la primera mitad de temporada, llegando a 59 imparables en los 46 partidos disputados entre julio y septiembre, mientras que en los 64 primeros (abril-junio), apenas conectó 55, para pobre average de .232, muy distante del .341 que exhibe en la segunda parte de la campaña.

Luego de concluido el partido, Yasiel realizó un sorteo en el cual los ganadores se llevarían una pelota firmada por el ex bigleaguer cubano (y que aún puede regresar) y uno de los ganadores fue un aficionado de San Diego, que en Twitter se hace llamar FriarForrest y que es un coleccionista de Cartas de Béisbol, según su perfil en esa red social.

El aficionado, en un tweet realizado minutos después, posteó una foto en la cual posa con la pelota firmada junto a quien parece ser su esposa, aunque no se especifica este detalle, y junto a la instantánea escribió un mensaje de agradecimiento al cubano por el gesto en el cual afirma que es la cuarta vez que lo ha podido ver este año y que definitivamente el toletero antillano está encendido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba