Por Pablo Pichardo

La temporada del 2022 en las Grandes Ligas se va acercando a su fin, pero aún mantiene vivas muchas emociones gracias a la lucha de los diferentes equipos por tratar de avanzar a la postemporada, así como la porfía en diferentes departamentos tanto ofensivos como de pitcheo en busca de los líderes.

Para Cuba esta temporada quedará en la historia no solo por el hecho de haber logrado la mayor cantidad de peloteros jugando en MLB a lo largo de la historia, sino también por el desempeño de muchos jugadores tanto en el primer nivel como en Ligas Menores.

El jugador de apenas 24 años, seleccionado en el 2021 para participar en el Juego de las Futuras Estrellas, ha intervenido en el año en 115 juegos en clase Doble-A con los Birmingham Barons, logrando promedio ofensivo de .263, suma 116 imparables, de ellos 28 dobles, un triple, 17 cuadrangulares, 59 carreras impulsadas, 33 bases robadas y línea ofensiva de (.339 OBP/ .447 SLU/ .786 OPS).

Si observamos los números de Céspedes, se puede ver una buena temporada en algunos parámetros ofensivos si lo comparamos con la temporada precedente.

Por su parte a la hora de llegar al cajón de bateo Céspedes presenta una elevada tasa de ponches (148 en 441 TB) una muestra que como era de esperar se puede observar en su OBP, apenas .339.

El hermano menor de la potencia le resta por delante todo el mes de septiembre, en busca de maquillar algunas estadísticas que le acerquen a Triple-A con vistas a la próxima temporada, además de lograr cerrar una temporada 20-20, toda vez que suma 33 bases robadas y 17 bambinazos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba