Por Jesús Alaín Fernández/@JesusLCA2017

Dos viejos proverbios me hicieron la mañana. “No solo de rumores vive el hombre” pero “cuando el rio suena es porque piedras trae”.

Los Dodgers de los Ángeles iban a tener un periodo de agencia libre bien complejo. La cantidad de dinero comprometido (235.2 millones de dólares)  que clasifica para el cálculo de su CBT (Impuesto de balance de compensación) iba a hacer muy difícil que todas las piezas que cayeron al mercado con el out 27 de la Serie Mundial pudieran ser retenidas.

Te puede interesar: ¡Un adelanto! En 2022 las nóminas en MLB serán de RÉCORD

Por allí ya partió a nueva casa el torpedero Corey Seager (325MUSD/10 años con Texas) y Max Scherzer (130MUSD/3 años). El primero no estuvo de acuerdo con los pagos diferidos incluidos en la propuesta de los Dodgers mientras que el segundo se sintió mal utilizado durante la postemporada y a eso achacó su ausencia en el tramo decisivo.

La novena que juega en la colina de Chávez Ravine va a necesitar alguna pieza para redondear su cuadro interior en el que están bien fijos Trea Turner (irá a arbitraje salarial con un estimado por encima de los 19 millones) y Max Muncy. El veterano Justin Turner pudiera convertirse a partir de su edad en el bateador designado del día a día. Andrew Friedman tendrá que barajar sus cartas para completar un poker que los ponga en lo más alto de las probabilidades de llegar a la tierra prometida en el 2022.

Cuando se suelten los perros (fin del paro patronal) la jauría entera irá por Freddie Freeman y Kris Bryant, dos de los mejores agentes libres del mercado y que pueden hacer match perfecto para los Dodgers de los Ángeles.

Para nadie es un secreto que Freddie es, si no el mejor, uno de los mejores inicialistas del viejo circuito. Con el anillo de Serie Mundial en sus manos, 31 jonrones con .300 de promedio ofensivo y .896 de OPS en la temporada recién concluida lo que nadie logra entender es porque no ha llegado a un acuerdo con los Bravos de Atlanta. La versatilidad de Max Muncy defensivamente lo convierte en una opción viable y su precio no está demasiado lejos de lo que Dodgers están dispuestos a pagar y un bate zurdo que sustituya al de Corey está siendo añorada en el line up de los campeones mundiales del 2020.
Recientemente estuvimos reportando sobre todos los elementos que lo acercan a Chávez Ravine.  

Por otro lado Kris Bryant (25 HR, .265 de AVE, .835 de OPS) es capaz de hacerse cargo de la antesala y los jardines, dando otro toque de flexibilidad defensiva al roster de los Dodgers, algo que encanta tanto a Andrew Friedman como al timonel Dave Roberts. Con sus casi 30 años de edad tiene un valor estimado en el mercado cercano a los 24 millones y seguramente estará buscando un contrato que le garantice estabilidad laboral hasta cerca de los 37 o 38 años de edad.

Por último, si de algo adolecieron los Dodgers en la segunda mitad de la temporada 2021 y en la postemporada fue de una rotación abridora con todos sus espacios cubiertos. Las salidas de Clayton Kershaw (que bien podría regresar pero al que lo unen lazos fuertes con su estado natal Texas), Justin Verlander, Dustin May (cirugía TJ), Josiah Gray (ficha de cambio que trajo a Scherzer y Turner a los Dodgers en julio/2021) dejan entrever vacantes importantes para el Opening Day del 2022, incluso pensando en que el recién llegado Andrew Heaney tendrá un rol protagónico y rentable.

Si alguna sorpresa grata recibió los Medias Blancas de Chicago en la temporada recién concluida fue el regreso a su forma del cubanoamericano Carlos Rodón. Su WAR de 5.0 y 13 victorias en 24 salidas junto a una efectividad de 2.37 y un Whip de 0.957 lo convierten en una de las guindas del pastel más apetecibles del mercado disponible de lanzadores abridores para el 2022. Su valor de mercado estimado (24 millones) y su edad (29 años) lo hacen parecer una mejor apuesta, más allá de la nostalgia que pueda provocar que el regreso del 22 azul (32 millones y cerca de los 34 años). El handicap de Carlos, las lesiones. El de Clayton, las lesiones recientes y su disminución de efectividad en las últimas temporadas. Saque usted sus propias conclusiones.

Aún queda un hueco por rellenar y es el lanzador cerrador. La llegada de Kenley Jansen a la agencia libre plantea interrogantes, pero eso lo dejaremos para otro análisis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba