Freddie Freeman: el desacuerdo con los Bravos y un gigante al acecho

Por Jesús Alaín Fernández/@JesusLCA2017

Tener 32 años no debería ser una limitación, o al menos, cuando usted ha sido seleccionado MVP a los 31 y luego votado noveno para el prestigioso reconocimiento al año siguiente, además de haber ganado el Bate de Plata en las últimas tres temporadas, y haber jugado en el Juego de las Estrellas también en las últimas tres ediciones, debería todo pensarse mejor.

Resulta poco creíble para muchos el hecho de que el inicialista de los Bravos de Atlanta, recién ganador de un anillo de Serie Mundial, y líder innegable del conjunto en las últimas temporadas esté aun sin contrato. Resultó contradictorio que llegara a este punto y si Alex Anthopoulos fue agresivo para rellenar a los Bravos en julio último, ha sido muy lento para mantener los brazos, el cerebro y el corazón de la franquicia en los años recientes en casa.

Según medios cercanos la principal contradicción yace en un año. Los Bravos quieren un contrato de cinco años y Freddie (.300 de promedio con un OPS de .896, 31 HR y 203 carreras impulsadas o anotadas) desea uno adicional. El dinero no es problema y 30 anual parece ser un punto común pero los de Atlanta parece que buscan evitar un envejecimiento poco productivo (a la manera de Miggy Cabrera) y que, nuevo convenio laboral por delante, lastre las posibilidades de la plantilla a mediano plazo.

De no existir un punto común en el corto plazo luego de reanudado todo lo que está bloqueado, un tremendo depredador podría estar al acecho.

Los Dodgers de los Ángeles tienen ahora mismo una plaza vacante en su infield. Las señas de fin del 2021 hablan de no querer regresar a Gavin Lux a la intermedia. Max Muncy podría, con un mínimo de esfuerzo, reacomodarse en la posición y dejar libre la inicial.

36.2 millas separan a Villa Park, lugar en que nació Freddie Freeman, del Dodger Stadium en la avenida Vin Scully. Poco más de 40 minutos por la Interestatal 5 y el estelar jugador de béisbol podría regresar de forma expedita al confort de su pueblito natal. Para los Dodgers sabemos que todo es posible financieramente, sobre todo si a Freddie no le es molestia diferir (este fue el punto de desacuerdo entre Dodgers y Corey Seager) en alguna medida sus ingresos.

Espacio en el roster existe y a los californianos no les ha ido tan mal en sus apuestas a los 37/38 años (Justin Turner está allí para probarlo). Igual, si se han dado el lujo de un Price de bonus por Mookie Betts, bien pueden darse el de un sexto año sabático en rendimiento por cuatro o cinco con categoría de MVP.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba