Por Yasel Porto

Cuba ha dado muchos peloteros excepcionales a lo largo de su historia. Como también un porciento bien elevado de ellos han dado muestras de una vergüenza deportiva a pesar de grandes dificultades personales y deportivas.

En ese listado no pueden faltar los nombres de Antonio Muñoz y Lázaro Vargas, quienes en un mismo evento fueron capaces de reponerse a situaciones complejas en extremo y convertirse en figuras protagónicas de sus respectivos equipos.

Cada cual con su momento de dolor, pero con el mismo resultado final que los reafirmó como grandes del béisbol. Ahora no es importante que el primera base villareño fue mejor que el controvertido antesalista habanero. Lo que realmente cuenta en esta historia es la respuesta de ambos a algo delicado que los puso a prueba una vez más.

Todo sucedió en la memorable Serie Selectiva de 1989, la cual se definió en el ofensivo estadio municipal de Jatibonico, el Genaro Melero, donde además de los batazos también sobresalieron dos momentos impactantes. En ellos Muñoz y Vargas fueron el centro.

El conocido “Gigante del Escambray” recibió duras críticas en medio del terreno por parte del tercera base de Las Villas Rafael Orlando Acebey. Tras no poder contener un tiro del antesalista anaranjado Muñoz fue reprimido verbalmente por el joven jugador villaclareño que si bien primero encontró una dura respuesta del legendario jonronero poco después éste echó a llorar por una mezcla de dolor e impotencia. Y lógicamente también de vergüenza por un público que estaba acostumbrado a otra imagen del mítico número 5 de las selecciones provinciales y nacionales.

TE PUEDE INTERESAR: ANTONIO MUÑOZ: “YO NO ME ESCONDO DE NADIE”

Después de recibir el apoyo de la propia fanaticada y la mayoría de sus compañeros de equipo, el veterano logro calmarse y lo que pasó después solo fue la ratificación de por qué la mayoría de los fanáticos del béisbol cubano lo consideran como uno de los imprescindibles de nuestra pelota.

Fue uno de los más destacados de aquella Serie Extra frente a Ciudad Habana ganada por la escuadra de Las Villas bajo la dirección de Abelardo Triana. Nadie podrá olvidar jamás aquel jonrón decisivo en el noveno inning y en casa de los capitalinos, conexión que celebró con una euforia muy particular. Era el último gran momento del gran Muñoz dentro de la pelota cubana. Poco después llegó la decisión del retiro del juego activo.

La situación con Vargas también es digna de admirar. Muchos criticaban la supuesta apatía del jugador habanero por su famoso bate arrastrado cuando iba a consumir turno, pero pocos lo superaron en entrega y espectacularidad sobre el terreno.

En el mismo juego donde Muñoz discutió y lloró, Vargas jugó con un estado febril complejo que incluyó fuerte dolor de cabeza y el cuerpo completamente “cortado”. Pero pese a la recomendación médica y de la propia dirección de la escuadra azul, el hombre que decidió un año antes el Mundial de Italia tenía una intención diferente.

Vargas insistió una y otra vez su deseo de jugar aquel playoff por lo que hubo que buscar todo tipo de métodos para bajar la fiebre y mejorar algo su dolencia. Las imágenes del proceso que aún se conservan son admirables.

El campeón olímpico de Barcelona 1992 y Atlanta 1996 salió al terreno comenzado el partido y si bien no pudo evitar la derrota capitalina terminó siendo uno de los que más produjo a la ofensiva. En su accionar se incluyó un cuadrangular y hasta una fuerte discusión con el lanzador Roberto Almarales, como para no perder la costumbre de esa energía y carácter fuerte sobre la grama.

TE PUEDE INTERESAR: “Me dijeron: se acabó la pelota para ti” CONFESÓ estrella de Industriales sobre evento traumático en su vida

Años después el estelar número 20 de los Industriales daría una muestra aún mayor de pasión por el juego y enorme fuerza de voluntad tras regresar al béisbol pese a sufrir una grave lesión de rodilla con operación incluida.

VIDEO DE LOS DOS MOMENTOS

6 comentarios en “IMPRESIONANTE: Antonio Muñoz y Lázaro Vargas, vergüenza más que dolor”

  1. OSMEL PÉREZ RODRÍGUEZ

    Increíble!!!!
    Yo recuerdo claramente ése juego. Tenía 10 años y fuí con mi padre al estadio, el Melero, cómo le dicen en jatibonico.
    Recuerdo que estaba en la zona del jardín central. Y recuerdo la algarabía de los industriales con el jonrón de Vargas.
    Lo que no recuerdo es la recriminación de acebey a Muñoz. Claro, yo era muy niño y estaba demasiado lejos.
    También recuerdo un jonrón enoooooorme del gigante por el jardín derecho, no se si exactamente en ése juego. Pero ése batazo, para quienes conocen el Melero, se fue por la zona del jardín derecho, voló por encima de parte de un terrenito de baseball infantil que hay detrás y fue a dar al portal de una casa que se encuentra en una calle aledaña. Jamás lo olvidé.

    1. OSMEL PÉREZ RODRÍGUEZ

      Recuerdo haber estado presente en ése juego. Tenía 10 años y fuí a ver el partido con mi papá. Estaba ubicado en la zona del Center-right.
      Recuerdo la algarabía de los industriales con el jonrón de Vargas, y lo s saltos que daban por el banco de tercera.
      No recuerdo la situación de Muñoz con Acebey, realmente estaba muy lejos y era muy pequeño.
      Ahora, si recuerdo bien un jonronazo enoooooorme del gigante por el jardín derecho. Voló por encima de la cerca, pasó un tramo de un terrenito de baseball infantil y fue a dar al portal de una casa en una calle aledaña.

  2. Manuel Bacallao Ribal

    Que falta de respeto de este pelotero que solo podemos decir que era buen guante en tercera pero nunca pudo vestir el traje de las 4 letras, a uno de los mas grandes peloteros de Cuba,

    1. Fríamente se le puede llamar falta de respeto, pero el que vio el juego y me cuento entre ellos, fue el calor del juego quien llevó a esa reacción, fue un gran fildeo de acebey y tiro un poco abierto y Muñoz para recibir tuvo que sacar el pie de la almohadilla y no como dice en el escrito que no pudo coger, entonces acebey entendió que Muñoz si se estiraba era out, pero el escritor, habanero, no dice que acebey después le pide disculpas y fue el primero en felicitar a Muñoz cuando el jonron

  3. Recuerdo bien aquellos sucesos, pero los grandes siempre son y serán grandes. Saludos a Vargas y a Muñoz. Hay que destacar el apoyo que dió Arnaldo Raxach al gigante después de la discusión con Acebey

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba