Por Julio C. Garza

Realmente en ningún momento del juego los Dodgers vieron amenazada su probabilidad de victoria, como se puede apreciar en la siguiente gráfica:

Anderson, de 32 años y en su primera campaña con la novena de Los Ángeles, ha sido una de las principales (e inesperadas) figuras desde el montículo en toda le temporada y esto lo reafirmó hoy con extraordinaria labor de siete entradas donde sólo permitió dos hits y un boleto y propinó tres ponches, empleando solamente 84 lanzamientos de un modesto pero efectivo arsenal:

Del resto del juego se encargaron los diestros Evan Phillips y Craig Kimbrel, retirando un inning per cápita sin muchas complicaciones. En el área ofensiva el aporte principal vino del bate de Cody Bellinger quien tuvo noche perfecta de 3-3 con dos cuadrangulares, aunque en ninguno pudo encontrar corredores en bases. Otros que se destacaron fueron Mookie Betts, Max Muncy y Freddie Freeman, todos con dos imparables y este último empujando dos carreras.

Así finaliza una serie de tres juegos que tuvo un equipo muy superior en los Dodgers que maniataron a los Padres permitiéndoles sólo 12 hits y cuatro carreras en 27 innings; ampliando su ventaja en la primera posición de su División a 15 juegos y teniendo un boleto prácticamente seguro a postemporada, salvo una inesperada debacle colectiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba