Por Álex Fernández Fernández

Una clara señal de que para los de la Florida, el jugador que en Clase-A logró promedio ofensivo de .243, cinco bambinazos y medio centenar de carreras empujadas, tiene mucho para dar en el futuro.

Había firmado, en el caso del menor de los hijos del ilustre Víctor Mesa, por un bono de un millón de dólares.

Pero el ascenso prometedor ha demorado, tal vez más de lo esperado por el jugador, quien se enfoca en trabajar más y mejor. Con una dosis de inconformidad que le podría llevar al éxito.

“Mi opinión es que en el 2022 pude hacerlo mucho mejor. Sé de las cualidades y capacidades que tengo en el terreno y me quedé por debajo. La Liga Otoñal será buena para reivindicarme y demostrar de qué estoy hecho’’. Así se refirió en dicha publicación del Nuevo Herald, oportunidad donde no titubeó en señalar por dónde debe avanzar su rendimiento para 2023.

“No me gusta hablar de números porque te puedes pasar o quedar por debajo, pero me gusta ponerme metas altas para si no las cumplo, pero quedo cerca, sé que habré tenido un buen año. Quiero estar saludable, eso es lo primero. Juego todos los días, me gusta estar en el terreno«.

“En la banca no se demuestra nada. Quiero tener mejores por cientos de ponches y bases por bolas. Quiero dar más jonrones. Cinco no es el tope mío. Creo que lo he hecho bien en la defensa. Mi fuerte en Cuba era batear y eso lo voy a seguir mejorando’’. Fueron estas sus palabras más significativas al respecto.

Definitivamente el menor de los Mesa no nació para quedarse estancado en Beloit Sky Carp en Clase-A. En 121 partidos lideró al equipo en hits (112), dobles (26) y extrabases (34), fue segundo en triples (3) y boletos (53), cuarto en anotadas (53) y bases robadas (10); y quinto en carreras remolcadas (50).

Para el año 2016, en Cuba se mencionaban entre los prospectos de más posibilidades, a Loidel Chapellí Jr., Malcom Núñez y Víctor Mesa Jr. Todos campeones del orbe en el torneo de la categoría sub-15 celebrado en Japón. Sin embargo este último no quiere vivir de glorias pasadas.

¿Será el torneo de Arizona el lugar y momento para su despunte? Tendrá el jugador cubano que “frontear” con lo más valioso para el futuro de cada franquicia del Big Show. Un reto complicado pero en consonancia con su gran calidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba