Por Jesús Pérez Vichot (Chuchi)

Las probabilidades de que Barry Bonds ingrese al Salón de la Fama del Béisbol cuando se revelen los resultados a finales de este mes, son poco probables. Aunque tampoco descarto la posibilidad de que suceda un milagro y llegue al 75% de los votos.

Analizar una vez más los números totales de la carrera de Bonds a estas alturas (último año de elegibilidad), es innecesario, son sobrados para ser merecedor de la inmortalidad en Cooperstown. Los números dicen que es uno de los cinco mejores jugadores de todos los tiempos.

A veces escuchamos comentarios como «Barry Bonds era un miembro del Salón de la Fama antes de comenzar a usar….», es obvio que se dirigía en esa dirección. En el libro Juego de Sombras, la historia cuenta que durante la persecución de jonrones de 1998 entre Sammy Sosa y Mark McGwire, el lado competitivo de Bonds, probablemente sabiendo que era un jugador muy superior, versátil y «natural», pero que estaba obteniendo exponencialmente menos fanfarria, tomó cuentas en el asunto y comenzó a imitarlos.

Al menos eso es lo que se especula, porque a ciencia cierta todo queda en una inagotable duda. Además, hay que señalar que el entonces comisionado Bud Selig y el resto de la liga estaban mirando para otro lado en ese momento, todos estaban satisfechos con las marcas que se venían registrando.

Te puede interesar: Mi Top 10 en MLB: Bateadores Designados

Vamos a imaginarnos que Bonds dejó de jugar después de la temporada de 1998. Esto es lo que tenemos: en 13 temporadas, bateó .290 / .411 / .556. Eso es bueno para 164 OPS +, que sería el decimocuarto de todos los tiempos, por delante de jugadores como Jimmie Foxx, Hank Greenberg, Stan Musial, Frank Thomas, Hank Aaron, Joe DiMaggio, Willie Mays, Mel Ott, Frank Robinson y otros históricos.

Claro, la mayoría de los jugadores tienen una fase de declive que los hace retroceder en estas estadísticas de tasa y, a los 33 años, Bonds no lo había hecho. En esas 13 temporadas, lideró su liga en carreras anotadas, jonrones y carreras impulsadas una vez cada una, en boletos cinco veces, porcentaje de embasado cuatro veces, slugging en tres ocasiones, OPS cinco veces, OPS + en cuatro oportunidades, bases totales una vez y el WAR para jugador de posición en siete ocasiones .

Además, era uno de los bateadores más temidos de todas Las Mayores, liderando las bases por bolas intencionales durante siete años. Ganó tres premios MVP ( 1990, 1992, 1993 ) y terminó segundo una vez. Tuvo siete resultados entre los cinco primeros en la votación de estos premios. Los tres MVP estarían empatados por mayor cantidad con Mike Trout, Albert Pujols, Alex Rodríguez, Mike Schmidt, Mickey Mantle, Roy Campanella, Yogi Berra, Stan Musial y Jimmie Foxx.

También obtuvo, nuevamente, en 13 temporadas, ocho premios Guante de Oro y siete premios Bate de Plata. Los ocho Guantes de Oro son un récord para los jardineros izquierdos y los ganó en estas 13 campañas.

Te puede interesar: Los 10 mejores de la historia: Left Fielders

Ahora revisemos otras estadísticas que también cuentan. En estas 13 temporadas, Bonds registró un WAR de al menos 8.0 ocho veces. Los únicos jugadores de posición en la historia que tuvieron ocho o más fueron Babe Ruth, Willie Mays, Lou Gehrig, Rogers Hornsby y A-Rod. Bonds incluso llegó a superar los 9.0 cuatro veces en estos 13 años. Los únicos jugadores en la historia que lograron nueve o más al menos cuatro veces son Ruth, Mays, Hornsby, Ted Williams, Ty Cobb, Gehrig, Mike Trout, A-Rod, Joe Morgan, Mantle, Musial, Eddie Collins y Honus Wagner.

Bonds disparó 1917 hits en este lapso, lo que podría parecer un déficit, pero considere las 1357 bases por bolas y las 50 veces que fue golpeado por lanzamientos. Estuvo en base 3324 veces en esos 13 años. Esta es una mayor cifra que la alcanzada por los jardineros del Salón de la Fama Larry Walker, Jim Rice, Duke Snider, Joe DiMaggio y algunos otros.

Por si pareciera poco, logró 411 jonrones y 445 bases robadas. Ya era el único jugador en la historia del béisbol en superar los 400 jonrones y 400 robos. Nadie desde entonces se ha unido al club 400-400. Si bajamos a 350-350, sigue siendo solo él. Pero más aún, si nos centramos en los únicos jugadores con 330 jonrones y 330 robos en sus carreras, tenemos a Barry Bonds, Bobby Bonds ( su padre ) y Willie Mays ( su padrino ).

A lo largo de estas 13 temporadas, ya había sumado 1364 carreras anotadas y 1216 carreras impulsadas. Solo otros 70 jugadores en la historia de la MLB alcanzaron 1350 anotadas y 1200 impulsadas en todas sus carreras y hay más de 120 jugadores de posición del Salón de la Fama.

En estos 13 años, Bonds acumuló 99,9 WAR. Entre los jardineros izquierdos de todos los tiempos, solo Ted Williams y Rickey Henderson tuvieron más. Carl Yastrzemski está cerca ( 96.5 ) y luego hay un gran abismo antes del quinto lugar ( Pete Rose en 79.6, si queremos ubicarlo en el LF ). El jardinero izquierdo promedio del Salón de la Fama se ubica en 65.2 WAR.

Te puede interesar: Los 10 mejores de la historia: Receptores

Una vez más, reitero, Bonds tuvo 99,9 en 13 temporadas. Durante 1998 ( las primeras 13 temporadas de su carrera ), Barry Bonds ya era un obvio miembro del Salón de la Fama. ¿ Debería ser castigado manteniéndolo fuera del Salón ?

Hasta 1998 la carrera de Bonds era un éxito, con méritos más que suficientes para ser un miembro del Salón de la Fama de Cooperstown. Lo que sucedió después es lo que atenta contra su persona, pero hay que considerar que fue una época en la que muchos jugadores usaron esteroides, los directivos se hicieron los desentendidos y además, ningún otro jugador ( dopado o no ) llegó al nivel de Barry Bonds. Simplemente era el mejor, antes y durante la era de los esteroides.

3 comentarios en “Barry Bonds: ¿ya era un Salón de la Fama?”

  1. Totalmente de acuerdo con su articulo, Barry Bonds es un Salón de la Fama sin discusión y está entre los 5 más grandes de todos los tiempos, lástima q los decisores para ser efectiva su inducción se escude en el dopaje, pq como bien se menciona, muchos en esa época lo estaban y el era el más grande, ojalá y en un futuro no muy lejano pertenezca a un lugar q por méritos propios debería estar hace buen tiempo

  2. Estoy absolutamente de acuerdo con su ilustración. Barry es el mejor jugador de todos los tiempos. I saw him and Willie May and to me they’re above the rest. Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba