LO HICIERON: Caimanes se comieron a los Gigantes y alzaron 1er título de Serie del Caribe

Por Dency Milán/@DmilanFrom

Los Caimanes de Barranquilla dieron la sorpresa al vencer a los Gigantes del Cibao 4×1, para llevarse a casa su primer título de Serie del Caribe.

En el Estadio Quisqueya Juan Marichal, los Caimanes no creyeron ni en los anfitriones, ni en jugadores de Grandes Ligas, y en su propia casa los derrotaron.

En este su tercera participación en Series del Caribe, donde no habían podido alcanzar su primera victoria siquiera. Venían con la etiqueta de equipo “relleno”,  pero la historia fue otra y muy distante de ser el equipo para rellenar.

Los Caimanes fueron un equipo compacto, que solo perdieron una sola vez en todo el transcurso del campeonato. Tuvieron en su juego colectivo, los tres aspectos muy parejos. Su defensa y bateo destacado, al igual que sus lanzadores.

En la etapa clasificatoria fueron segundos en bateo promediando .272, segundos en efectividad de 1,67, segundos en WHIP 1,23, sin embargo fueron últimos en defensa, pifiando nueve veces. Ya en la semifinal mostraron credenciales de que venían en serio, pues vencieron 8×1 a los Navegantes del Magallanes, con soberbia actuación de los lanzadores y un bateo oportuno.

La final comenzó con un estadio lleno, que apoyaron sin medida a sus jugadores. Lanzadores abridores de recorrido diferente en el béisbol.  El colombiano Elkin Alcalá de 24 años, prospecto de los Marlins y el cubano Raúl Valdez de 44 años.

En su segunda apertura, esta vez en la final, Alcalá trabajó durante cinco y dos tercios, permitiendo cuatro sencillos, con una carrera, siete ponches y una base por bola. Para llevarse todos los elogios y la victoria de la final. Solo Canó le pudo hacer daño con una carrera empujada.

En el inicio de la segunda entrada Raúl Valdez flaqueó y los Caimanes se vinieron arriba y fabricaron tres carreras. Ligándole cinco indiscutibles de forma consecutiva.

Primero Reynaldo Rodríguez conectó doblete, con un out Mauricio Ramos lo imitó y trajo la primera.

Dilson Herrera en cuenta de 2-0, conectó doble al jardín derecho para incrementar la ventaja.

Siguió sencillo de Bryan Buelvas al jardín derecho con bate quebrado incluido para incrementar el marcador hasta 3-0.

Raúl se compuso y trabajó durante ocho entradas completas. Pero en la novena salió a terminar el juego y permitió la cuarta de los Caimanes. Al final cargó con la derrota y dejó línea de seis hits, cuatro ponches, dos boletos y un pelotazo.

Para el final de la novena entrada, Henry Urrutia con un out conectó su cuarto indiscutible de la final. El manager cafetero salió y calmó a sus pupilos, pues le faltaban solo dos out para terminar con la hazaña. Acto seguido par de outs, el último con rodado al campo corto para sellar la victoria y alzar las manos de felicidad.

Al final la ceremonia de premiación vio premiar a los mejores jugadores del torneo, y a Reynaldo Rodríguez como el MVP dela justa.

Fue un lindo torneo, de una rivalidad inmensa, con todos los equipos con la ambición de llevarse el trofeo a casa. Pero la única realidad fue que el llamado “cenicienta” del torneo terminó siendo la revelación y la sorpresa.

Desde ya se espera la próxima Serie del Caribe, para gritar la frase: ¡NOS VEMOS EN EL ESTADIO!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba