Por John Ortiz

El futuro de los peloteros cubanos en las Grandes Ligas del béisbol estadounidense luce luminoso. Este 2022 fue un año en el que muchos de los nacidos en la mayor isla de las Antillas brillaron en las sucursales de las 30 organizaciones de la MLB, labrando su camino hacia la cima.

A sus 22 años Díaz llegó a 200 bases robadas en sus cinco temporadas en las Menores que lo convierte en un auténtico peligro cuando entra en circulación. Además, en esta temporada rebasó el centenar de hits y tuvo línea de .261/.330/.373 AVG/OBP/SLG, con 28 extrabases. Todo eso lo consiguió jugando en las categorías Rookie y A+, lo que presagia un futuro prometedor.

Yanquiel, de solo 19 años, tuvo una temporada espectacular con los Fresno Grizzlies en la Clase A. Allí demostró su poder conectando nada más y nada menos que 59 extrabases (21 HR, 33 2B y 5 3B), además trajo 109 carreras para el plato, muestra clara que tiene superado ese nivel.

Yanquiel, quien juega los jardines, también mostró un brazo endemoniado que le gusta usar para sacar outs en las bases de hecho, este año enfrió a siete corredores en las almohadillas.

No cabe dudas que estamos hablando de un prospecto de lujo, que aún debe labrar su camino para imponerse dentro del Big Show pero que ha mostrado talento.

Estos dos cubanos quizás han sido menos mediáticos que otros coterráneos como Norge Carlos Vera, Bryan Ramos u Oscar Luis Colas, sin embargo, también tuvieron un 2022 destacado que los impulsa a seguir superándose en el afán de vestir un uniforme de MLB.       

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba