Aliet Arzola Lima

Tras dos meses en la lista de lesionados por una tendinitis en el codo, el dominicano Edward Cabrera regresó a los montículos de Grandes Ligaseste viernes 5 de agosto y dejó muy buenas sensaciones para los fanáticos de los Miami Marlins, quienes, pese a perder, tuvieron un consuelo en la actuación del chico de 23 años.

El derecho trabajó cinco entradas de lujo frente a los Cubs, en las que no permitió hits y propinó ocho ponches, apoyado en un devastador cambio de velocidad que se sostuvo por encima de las 93 millas en todo momento. Además, combinó muy bien su recta de cuatro costuras con la slider y la curva para sacar de balance a la novena de Chicago, que solo pudo respirar cuando él salió rumbo a las duchas.

Teniendo en cuenta que llevaba dos meses sin trabajar, el manager Don Mattingly prefirió no exigirle demasiado y limitó su labor a 78 pitcheos, de los cuales 47 fueron strikes. No obstante, en esos cinco episodios el joven demostró su altísimo nivel. Para tener una idea, retiró a nueve consecutivos entre el primero y el cuarto inning, y en su recorrido solo un hombre le llegó a la intermedia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba