Por Alexander García Milián


Es un rostro afable, una mirada limpia y una voz que denota personalidad. Es Danel Castro un tipo de carácter, un hombre que habla con franqueza y va a las acciones no queda en palabras.


Es Danel Castro el joven que debuto con el Cuba, en aquel tope con los Orioles; fue un debut soñado aquel a fines de los 90, un debut inesperado pues el Cuba era por cargos vitalicios y costaba llegar.
Es Danel Castro el de los Panamericanos del 99 en Winnipeg, el tipo que daba líneas para todos lados y corría muy rápido.
De pronto, como en cuento de Andersen o de los hermanos Grimm, Danel no existe, ¿Se fue?- preguntan muchos.
No Danel está en Las Tunas, como hoy, como en el 2000, como en 2003. Cuando en Las Tunas, todo se vuelve Osmany Urrutia o Joan Carlos Pedroso, cuando eso pasa, Danel está ahí, como si no existiera pero está y da palo igual que al comienzo.

Es Danel el tipo de carácter, el de personalidad, el que se le planta de frente a Anglada, eso no gusta, Anglada es dios, pero Danel es Danel! Que coj…!
Danel juega poco más de la mitad en esta Serie 58, y así tiene 15 jonrones, más de sesenta impulsadas- ¡Me voy este año!- dice en alguna entrevista por ahí;- No me quedo un año más- expresa a alguién hace unos meses.
Es Danel disparando al pecho de Aragón y de Higinio Veléz en el programa Mi béisbol, es Danel diciéndole a Yosvani Alarcón que metió la pata cuando salió a robar segunda en la final de la Serie 57.
Es Danel querido y olvidado, es olvidado por unos, querido por la mayoría;- Danel Castro me aconsejo esto, me dijo aquello- palabras de Rafael Viñales, de Yuniesky Larduet, Danel el hombre sabio, el tipo de béisbol.

Las comparaciones empiezan, unas con lógica, otras sin el menor de los sentidos, Danel y Cepeda, ni hablar Cepeda esta en otra galaxia, es de otro nivel. Aquí para decirlo claro pierde Danel pero nadie topa con Cepeda. Las opiniones llegan, son para buscar opacar a Danel. Es así, los orientales no tienen suerte, pienso, ya dicen también por ahí en cualquier esquina donde se hable de beisbol.
Es Danel, Danel Castro, bajito, enjuto, centrado, de pronto vemos, una , dos, tres, cientos de imágenes- Danel se agacha, recorta el agarre del bate, suelta línea tendida entre right y center.
Es Danel que le da a 300 libras en las pesas, que va al gimnasio cercano a su casa y se siente joven a sus más de cuarenta años. Es Danel Castro, aunque les duela a algunos por ahí.
Nos vemos a la vuelta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio