Por Jesús Pérez Vichot (Chuchi)

El que fuera el segundo jugador más joven de la historia en proclamarse campeón mundial de ajedrez (a los 22 años, 11 meses y 23 días, solo detrás de Garry Kasparov) en 2013, el noruego Magnus Carlsen, hizo fuertes declaraciones mediante su cuenta oficial de Twitter refiriéndose a posibles trampas por parte del también ajedrecista, el estadounidense Hans Niemann. El genio noruego ganó recientemente la Generation Cup e inmediatamente hizo pública una declaración donde acusa a Niemann de haber hecho trampas en reiteradas ocasiones.

De acuerdo con el escrito de Carlsen, su abandono en la partida de la tercera ronda ante Niemann en la Copa Sinquefield y su renuncia a jugar una semana más tarde ante el mismo rival en la Champions Chess Tour, se debe a estas razones. El campeón del mundo en el juego ciencia dejó claro que su mayor deseo es continuar jugando contra los mejores del mundo.

También dijo sentirse frustrado por todo lo que está sucediendo con este deporte. Incluso hizo un llamado a las máximas autoridades al declarar: «Creo que hacer trampa en el ajedrez es un gran problema y una amenaza existencial para el juego. Los organizadores de ajedrez y todos aquellos que se preocupan por la santidad del juego que amamos deberían considerar seriamente aumentar las medidas de seguridad y los métodos de detección de trampas para el ajedrez sobre el tablero».

Carlsen manifestó que la mejoría en el juego del estadounidense era inusual y que al enfrentarlo en la Copa Sinquefield tuvo la impresión de que no lucía concentrado en la partida, ni siquiera parecía estar tenso. Además, que la forma en que lo estaba superando Niemann con las piezas negras tampoco era algo creíble, pues esto solo podían lograrlo un reducido grupo de jugadores.

Las pruebas sobre estas acusaciones aún no se conocen oficialmente, por lo que el mismo Carlsen no abundó sobre el tema. Sin embargo, dijo tener la esperanza de que se conozca «toda la verdad», cualquiera que sea. Un deporte como el ajedrez merece toda la limpieza del mundo, para jugarlo se requiere que el cerebro de ambos competidores funcione a pleno rendimiento durante la partida, hacer trampas sería realmente detestable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba