Por Gian Franco Gil

En el cajón de bateo estaba el segunda base de los capitalinos, César Hernández, y en la lomita de los suspiros Joe Barlow, lanzador relevista de los Vigilantes. Hernández impactó un envío a 86 millas por hora y sacó una línea hacia el jardín derecho, que fue magistralmente capturada por García.

La jugada no es solo espectacular por el momento del juego en que ocurrió, la novena entrada, sino también porque implicó que el cubano tomara una decisión en cuestión de segundos. Quién defendió la pradera derecha se deslizó hacia adelante para llegar en el momento exacto a la bola y hacerla prisionera con su guante.

En ese partido, Adolis sacó out en cinco oportunidades en conexiones por su zona, incluyendo una en territorio de foul. Por otra parte, a la ofensiva se fue de 4-1 con una anotada y un remolque, propiciados por el jonrón que pegó abriendo el final del noveno para decretar el triunfo de Texas tres carreras por dos.

Enfrentando a los Nacionales, el antillano tiene buenos números a pesar de que en el último choque solo pegó un indiscutible y se ponchó en dos ocasiones. En ocho veces al bate suma tres hits, entre ellos dos jonrones, ha empujado dos y anotado en igual cantidad de oportunidades y promedia .375.

Retomando el aspecto defensivo, en esta temporada patrullando la llanura derecha Adolis tiene 27 juegos de los cuales ha iniciado en 24. Además, acumula 179 entradas, cuatro asistencias, un doble play y cero errores, por lo que su promedio defensivo es de 1.000.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba