Por William Roque

Ambos equipos salieron en busca de la victoria, y los primeros 45 minutos fueron jugados de poder a poder con peligro latente en ambas porterías, pero sin la efectividad necesaria para hacerse presentes en la marcador y se fueron al descanso con el empate a cero.

En el segundo tiempo la tónica del partido continúo igual hasta que a la hora de juego, Theo Hernández y Kylian Mbappé explotaron su velocidad y ejecutaron a la perfección un contragolpe letal que finalizó Mbappé para el 1-0.

La «Dinamita Roja» no se vino abajo tras el gol y solo siete minutos después a los 68, el defensor central Andreas Christensen puso la paridad en el marcador y devolvió la tranquilidad a sus aficionados.

A cuatro minutos de los 90 reglamentarios, el extremo del Atlético de Madrid Antoine Griezmann recibió el balón en la banda derecha, la orientó y puso un centro al segundo palo teledirigido hacia donde estaba Mbappé. Este, tras quitarse al defensor que tenía cerca, se elevó y remató al arco. El balón dió en su torso y en su muslo antes de batir a Kasper Schmeichel y convertirse en el 2-1 definitorio.

Con estas dos dianas Kylian Mbappé llegó a siete goles en Mundiales, y se convierte en el segundo francés con más anotaciones en Copas del Mundo, solamente superado por Just Fontaine quien anotó 13  en la edición de 1958.

Los campeones defensores aseguraron su clasificación a los octavos de final, mientras Dinamarca tendrá que jugarse su pase frente a Australia en lo que será una final para ambos elencos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio