Por Juan Páez

Vargas comenzó su año como el cuarto mejor prospecto de los Dodgers, de acuerdo con MLB Pipeline. Y lo que supo hacer fue impresionar con el madero a todo hombre con poder en la organización de Los Ángeles.

Con el Oklahoma City Dodgers, el isleño participó en 113 juegos a lo largo de toda la temporada de las Menores. Fueron 520 apariciones al plato, 133 hits conectados, 32 dobles, cuatro triples, 17 jonrones, 82 impulsadas, 100 anotadas, 16 bases robadas en 21 intentos, 71 bases por bolas y solo 76 ponches. Vargas acompañó estas brillantes estadísticas con una soberbia línea de .304/.404/.511.

El 2 de agosto, a horas de la noche, los Dodgers premiaron el gran accionar de Miguel en la categoría que antecede a las Mayores. El equipo grande anunció en ese momento el ascenso de Vargas para que hiciera su estreno en el más importante escenario del béisbol.

El joven antillano comenzó de la mejor manera su paso por el big show. El 3 de agosto, ante los grandes rivales Gigantes de San Francisco, fue titular y alineó como bateador designado y séptimo en el orden. Se fue de 4-2, con un doble y dos importantes carreras producidas para liderar el triunfo de los californianos 3×0 por encima del club de la bahía.

Pese a su prometedor inicio en las Grandes Ligas, Vargas solo jugó una vez más antes de descender nuevamente a Triple A. Finalmente, el 2 de septiembre, los Dodgers lo devolvieron al equipo grande y terminó la campaña con ellos, jugando en la más alta categoría.

Entre el 2 de septiembre y el 5 de octubre, Vargas apareció en 16 encuentros (nueve como titular) y disparó solo seis hits en 39 chances válidos. En ese periodo, dio su primer y hasta ahora único cuadrangular en las Mayores, fabricó seis anotaciones, anotó cuatro veces y se ponchó en 12 oportunidades. Su línea fue de .154/.191/.231.

Ese vuelacerca se lo conectó al lanzador abridor Jordan Montgomery, de los Cardenales de San Luis, el 24 de septiembre. Ese batazo produjo la que eventualmente fue la rayita de la diferencia.

En total, fueron 18 compromisos disputados y 50 viajes totales al plato para Vargas en su primer año en las Grandes Ligas. Se fue de 47-8, con un doble, un jonrón, ocho remolques, cuatro vueltas al cuadro y una línea final de .170/.200/.255, además de OPS de .455.

El futuro debe ser brillante para este jovencito, a quien podrían abrírsele las puertas enormemente en el 2023 con el equipo grande de los Dodgers. El Spring Training será sumamente importante para él en sus aspiraciones de empezar el año en la Gran Carpa.

1 comentario en “LLEGÓ LA HORA: Miguel Vargas LLEVÓ su talento a Grandes Ligas. Cubanos MLB 2022”

  1. Saludos.
    Este si es favorito del periodista. Vean el estilo de escribir. Pero no jugará por Cuba en el Clásico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio