Alfredo Despaigne: UN INCREÍBLE GESTO que NO debe ser olvidado

Por Yasel Porto

Alfredo Despaigne ha sido uno de los buenos jonroneros que ha surgido de las Series Nacionales. Solo sus detractores más radicales lo ponen en duda y si bien en su último año las lesiones lo alejaron del estrellato en Japón, su impacto en esa nación demostró que su paso imponente por la pelota cubana con récord incluido de más bambinazos en una temporada no fue obra de la casualidad.

Pero este escrito no es para resaltar los méritos deportivos de alguien que en los últimos tiempos ha sido muy cuestionado por parte de la fanaticada, que a veces de forma dura ha cuestionado no solo su titularidad en la selección nacional, sino hasta el ser elegido al equipo por considerar que ya no puede emular con el aporte ofensivo que tantas veces salvó a Cuba de dificultades.

El tema en esencia tiene que ver con el Despaigne fuera del terreno, con criterios encontrados aunque muchos de los que piensan de forma negativa lo hacen por frases y palabras expresadas en circunstancias específicas.

Y sobre este particular, uno de los momentos más controversial estuvo lugar al término del preolímpico de las Américas en 2021 cuando Despaigne me dio una entrevista en el aeropuerto de Miami, la cual muchos le dieron una lectura diferente a la real intención de lo expresado por él. Enseguida aquella frase en respuesta a críticas hacia su persona de que “el cubano es muy fanático, no sabe de pelota” se regó como pólvora y provocó la indignación de miles de personas, sobre todo los que desde hace rato vienen cuestionándole de todo un poco.

Te puede interesar: EXCLUSIVA Alfredo Despaigne: Lesión, Preolímpico y posible ADIÓS a Japón

Muchos se fueron por el camino más corto, sin un análisis al resto de sus palabras, ni a coger su expresión como un sentido figurado sin pensar que, si hubiera generalizado sin excepción, no solo estuviera incluyendo a sus compañeros de equipo, sus amigos y su familia, sino hasta él mismo por su condición de cubano.

“Los cubanos, si no llegamos nos pasamos”.  “El cubano lleva la música en la sangre”. “El cubano es alegre por naturaleza”. “Donde llega un cubano…”. Esas son otras frases utilizadas por y sobre nosotros y a diferencia de lo sucedido con Despaigne no son totalmente inclusivos, pese a que muchas veces estas y otras metáforas han sido utilizadas por figuras públicas de trascendencia.

El santiaguero-granmense tiene defectos como todo el mundo y su carácter no deja de ser complejo como pasa con muchos atletas de primer nivel. Pero eso no tiene nada que ver con el valor humano de alguien. Al menos así creo yo.

Lo que define la calidad personal de la gente son las acciones prácticas y en eso el slugger de los Halcones y los Alazanes ha sobresalido desde hace tiempo.

He sido testigo de dos de los últimos gestos admirables de Despaigne, especialmente porque fue él mismo quien me escribió con el objetivo de contribuir con una causa humanitaria.

Primero fue con el tema de Oscar Macías. Inmerso en la parte definitoria de la temporada 2021 en Japón recibí la comunicación del máximo jonronero cubano en activo para interesarse en ayudar como fuese posible al exsegunda base habanero. Lógicamente que en esa contribución se incluía el aporte económico para tratar de respaldar la delicada situación que ha estado viviendo quien en este momento se encuentra encarcelado por tercera oportunidad.

El sensibilizarse con los problemas alrededor de Macías tenía la motivación adicional de que éste había sido uno de los ídolos mayores de Despaigne cuando era pequeño, quien me dijo que sus primeros pasos en el béisbol los dio en la segunda base por ser esa la posición del oriundo de Güira de Melena.

Al enterarse que el subcampeón olímpico de Sydney 2000 estaba en prisión, me pidió entonces que lo mantuviera informado para cuando estuviera nuevamente en libertad buscar la manera de ayudarlo y no solo con dinero, sino buscándole incluso hasta un lugar para vivir.

Con respecto a Macías ha habido otros peloteros retirados y en activo, así como aficionados del béisbol cubano quienes se han interesado en contribuir de diferente manera con uno de los intermedistas más ofensivos que han tenido las Series Nacionales, pero que ha tenido múltiples dificultades buena parte del tiempo que ha vivido en Estados Unidos.

Y recientemente volví a recibir un mensaje del hombre que con su fuerza ofensiva ha contribuido a varias victorias importantes del béisbol cubano. En esta ocasión tenía que ver con su preocupación por uno de los peloteros que se había quedado en el Mundial sub23 y que supuestamente se encontraba en una situación difícil en México.

Reitero que estos son solo dos ejemplos, pero ha habido más. Incluso existe el secreto a voces de sus iniciativas cuando Granma consiguió su primer título nacional en 2017, antes y después del título de sus Alazanes.

Mi objetivo no es santificarlo ni mucho menos. Pero me gusta que todas las verdades salgan a la luz, incluyendo las positivas para que así las personas tengan en su poder los elementos positivos y negativos para de esa forma realizar un análisis más justo sobre alguien.

Alguien podrá pensar que cualquier con sus millones (es el deportista residente en Cuba con más dinero) cualquier se porta así, pero esa también puede ser una afirmación a la ligera pues son muchos los que ganando lo mismo y hasta más dinero miran para otro lado cuando excompañeros han necesitado la ayuda. Hasta sin dinero se puede ayudar muchísimo, pues en ocasiones solo con la intención basta.

Sería injusto a mi entender que se tenga a Despaigne como un “bad boy” por conclusiones superficiales en función de sus entrevistas en las que no habla demasiado o lo hace un tanto serio. Ni tampoco, como dije antes, por su ya histórica frase en la que fui testigo directo, como en estos dos ejemplos citados que si bien no se exponen para sobredimensionar, tampoco merecen quedar anónimos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio