HABLANDO DE ÉXITO: Yandy Díaz, de reemplazo en Cleveland a figura con Rays

Luego de luchar por tiempo de juego con los Indios, a Díaz le cayó como anillo al dedo el cambio a los Rays, equipo donde explotó ofensivamente el año pasado.

Luego de luchar por tiempo de juego con los Indios, a Díaz le cayó como anillo al dedo el cambio a los Rays, equipo donde explotó ofensivamente el año pasado.
Luego de luchar por tiempo de juego con los Indios, a Díaz le cayó como anillo al dedo el cambio a los Rays, equipo donde explotó ofensivamente el año pasado (web screen shot)

Por Juan Páez

Yandy Díaz siempre ha sido un bateador puro. Sin ser un bateador de mucho poder, muestra a diario sus habilidades en el box. Lo demostró en Cuba, en las Menores, en las Mayores con los Indios de Cleveland y el año pasado con los Rays de Tampa Bay. Pero la que hasta ahora ha sido su mejor época en Grandes Ligas no llegó de inmediato, a diferencia de otras figuras antillanas, como José Abreu y Yulieski Gurriel.

El nacido en Sagua la Grande, que hoy tiene 28 años de edad, tuvo un recorrido como cualquier otro pelotero latinoamericano antes de llegar al big show. Comenzó en la Clase A fuerte de los Indios e incluso disputó la Liga Venezolana de Béisbol Profesional en par de temporadas, aunque para cuando jugó su último torneo en Venezuela, ya era un bigleaguer.

Díaz emergió casi forzosamente a la Gran Carpa, con Cleveland. En 2017, a sus 25 primaveras, estaba peleando un puesto en el Spring Training cuando se anunció que sus compañeros Jason Kipnis y Lonnie Chisenhall comenzarían la campaña en la lista de lesionados. Eso le abrió la puerta al big show, pero el isleño, titular en aquel Opening Day contra los Rangers de Texas, apenas jugó 49 veces y tomó poco más de 150 turnos legales con el madero (156).

Sus números no fueron impresionantes. .263/.352/.327 con 21 boletos y solo 35 abanicados fueron las credenciales de un hombre que venía de brillar con Leones del Caracas, el equipo más ganador en la historia del béisbol venezolano.

Al año siguiente, Díaz jugó todavía menos. 39 compromisos, 120 apariciones en total, aunque con una línea notablemente superior de .312/.375/.422. A la calladita, había mejorado su average por casi 50 puntos (49) y su slugging por casi 100 (95).

Pero en diciembre de 2018, en un canje entre tres organizaciones, Cleveland dejó ir al creciente bateador a los Rays para recibir a Jake Bauers (.226/.312/.371, con 115 ponches en 2019), a Carlos Santana (161 hits, .281/.397/.515 en 2019) y un monto de dinero. Quizás hoy, solo año y medio más tarde, los Indios se arrepientan de no haber incluido a un jugador distinto a Díaz en esa negociación.

La explosión

Si bien es cierto que se perdió dos porciones de la temporada regular anterior a causa de problemas físicos, Yandy lució en su primer torneo con Tampa Bay. Simplemente, fue un hombre a la medida del mánager Kevin Cash.

No solo registró una línea de .267/.340/.476 con 35 extrabases en 79 juegos, sino que ayudó con dos vuelacercas a que los Rays se impusieron a los Atléticos de Oakland en el juego del Wild Card de la Liga Americana y accedieran a la Serie Divisional, frente a los Astros de Houston.

¿Pero cómo surgió todo eso? ¿De la nada? En lo absoluto.

Díaz, aunque fue sacrificando contacto, mejoró año a año. Su poder aislado (ISO), una estadística pensada para medir en pocas palabras la capacidad de dar extrabases, pasó de .064 en 2017, a .110 en 2018, a .208 en 2019, un número que está notablemente por encima del promedio. Su OPS pasó de .679, a .797, a .816.

Pero si nos vamos a los ajustes, hay que decir el que más sobresale. En 2017, el infielder era un hombre que prácticamente solo sabía batear roletazos. De hecho, el 59.0 por ciento de sus conexiones en ese año fue hacia la tierra.

Desde entonces, cambió las rodadas por más elevados, al mismo tiempo que incrementó su poder. Pasó de aquel 59.0 % a un 50.8 % en 2019 y en cuanto a elevados, subió de un 18.9 % a un 32.0 % el año pasado. Pero no fue simplemente cuestión de alterar su swing; Díaz trabajó hasta incrementar su fuerza en el plato. Su average de .154 y su slugging de .385 cuando conectó bolas por el aire en 2017 pasaron a .350 y 1.175 en 2019, respectivamente y de acuerdo con Baseball Savant.

Es riesgoso predecir que el hombre de los Rays se convertirá en un slugger pleno; sus aptitudes parecen ir más de la mano con chocar la pelota y producir líneas, lo que obviamente redundará en una cantidad decente de jonrones al año. Pero lo que sí es claro es que Díaz no ha parado de mejorar. El pelotero que hace solo tres años peleaba por tiempo de juego en Cleveland aún no ha llegado a su tope.

Estadísticas de Yandy Díaz de por vida en las Grandes Ligas:

AñoEqJABRH2B3BHRRBIBBSOBAOBPSLG
2017CLE491562541810132135.263.352.327
2018CLE391091534521151119.312.375.422
2019TBR79307538220114383561.267.340.476
Total:16757293157334156667115.274.350.425
[types field=’cc’][/types]

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*