HISTORIA: Recuerdo del primer cubano en una Serie Mundial

October 25, 2021
La impronta de Cuba en las Series Mundiales comenzó en 1919 con el distinguido lanzador Adolfo Luque.

Por Andy Lans / @DeportesAndy

La Serie Mundial 2021 cuenta con un récord de cinco cubanos presentes. Yulieski Gurriel, Yordan Álvarez y Aledmys Díaz representarán a los Houston Astros; mientras Jorge Soler y Guillermo Heredia defenderán la franela de Atlanta Braves.


Sin embargo, la impronta de Cuba en las Series Mundiales comenzó en 1919 con el distinguido lanzador Adolfo Luque. El habanero ganó el Clásico de Otoño al servicio de los Cincinnati Reds ante los polémicos “Medias Negras” de Chicago.

Por desgracia, esta primera participación de un cubano en el máximo escenario del béisbol quedó empañada por el amaño de partidos de un grupo de jugadores pertenecientes a los Chicago White Sox. Diversos historiadores y periodistas sostienen que los de la Ciudad del Viento decidieron ensuciarse dada la poca remuneración que el dueño Charlie Comiskey les proporcionaba. Por tanto, el mafioso Arnold Rothstein entró en el juego de apuestas.

Luque, conocido por Papá Montero, intervino en par de encuentros de la Serie. En el tercero, donde los suyos perdieron con pizarra de 0x3, Dolf lanzó la conclusión del octavo capítulo antes de que los Rojos tomaran su último chance ofensivo. Ponchó a Nemo Leibold y retiró a Eddie Collins y Buckc Weaver con roletazos al cuadro para cerrar la entrada sin líos. De ese modo, iniciaba el andar cubano en finales de la pelota norteamericana. Durante el séptimo de los ocho desafíos de la contienda, Luque trabajó 4.0 innings en rol de relevo con apenas un imparable en contra y 5 ponches sin bases por bolas. No obstante, la contención del cubano no sirvió para evitar la derrota 4×1.

Vale destacar que los peloteros involucrados en el escándalo de corrupción no recibieron pena de cárcel gracias a la intervención de la mafia, y porque este tipo de fraudes no se consideraba un delito. Sin embargo, recibieron una suspensión de por vida del Big Show que los obligó a desempeñarse en Ligas Menores.

Pasaron 14 años para que Adolfo Luque regresara a las Series Mundiales. El 7 de octubre de 1933, The Pride of Havana ganó su único juego a estas instancias a la veterana edad de 43 años. Luque sustituyó al abridor de New York Giants Hal Schumacher en la sexta entrada del definitorio quinto juego ante Washington Senators, y se mantuvo hasta el décimo acto con 4.1 episodios lanzados, dos hits en contra, igual cantidad de boletos y cinco abanicados hasta que se consumó el título de los Gigantes con marcador de 4×3.

En su trayectoria de 20 temporadas en MLB, Luque lanzó 9.1 innings en Series Mundiales sin tolerar anotaciones. Le pegaron tres incogibles, repartió 11 ponches y decretó dos transferencias con WHIP de 0.54.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba